jueves, 3 de mayo de 2018

Buitrago del Lozoya. Madrid


Buitrago y Manzanares. Dos enclaves de los Mendoza en tierras de Madrid. 

En Manzanares su castillo y la presa de Santillana.

En Buitrago, la presa de Riosequillo. La Presa de Riosequillo tiene una longitud superior a un kilómetro, es una de las más largas de toda España. Su muro es de gravedad y tiene una altura de 56 metros. Tiene un área recreativa.






Buitrago del Lozoya es Conjunto Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural desde 1993, y su recinto amurallado es Monumento Nacional desde 1931.















Un agradable paseo para visitar la Casa del Bosque. 

En el siglo XV, Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, adquirió la Dehesa del Bosque, una finca de caza mayor situada en la margen izquierda del río Lozoya, a unos dos kilómetros del casco histórico de la villa.
En el siglo XVI, uno de sus descendientes, Íñigo López de Mendoza, quinto duque del Infantado, ordenó la construcción de una villa de recreo en la citada finca. Las obras comenzaron en noviembre de 1596, bajo la dirección de Diego de Valera, y probablemente finalizaron en 1601.
Según el historiador José Miguel Muñoz Jiménez, el palacete guarda similitudes en su concepto y trazado con las villas palladianas, levantadas en la segunda mitad del siglo XVI en la región italiana de Véneto.​ Como éstas, la Casa del Bosque se articula alrededor de una gran rotonda interior, que queda cubierta mediante una cúpula y que fue utilizada como capilla.
La construcción que ha llegado hasta nuestros días se encuentra parcialmente derruida. Uno de los elementos mejor conservados es la estructura circular que preside el conjunto. También se mantienen en pie diferentes muros.
En los materiales de construcción, se combina la piedra con fábrica de ladrillo.