viernes, 26 de enero de 2018

Teresa Pinelo

Una Teresa Pinelo
Casa con Per Afán Enríquez de Ribera,  I Duque de Alcalá de los Gazules. 1509 – 1571. Padres de
Juan, Patriarca de Valencia (1532 - 1611)


Per Enríquez-Afán de Ribera (Sevilla, 1509 - Nápoles, 2 de abril de 1571), llamado Perafán de Ribera, noble español perteneciente a la Casa de Alcalá, I Duque de Alcalá, II Marqués de Tarifa, V Conde de los Molares, VII Adelantado Mayor de Andalucía y Notario Mayor de Andalucía, Virrey de Cataluña y Nápoles. Hijo de Fernando Enríquez de Ribera e Inés Portocarrero. Nieto de Pedro Enríquez de Quiñones y Catalina de Ribera.


De su matrimonio con Leonor Ponce de León, hija de los marqueses de Zahara, no tuvo descendencia. De sus relaciones extramatrimoniales tuvo algunos hijos naturales:

Con Teresa Pinelo tuvo a Juan de Ribera, patriarca de Antioquía y arzobispo de Valencia.

Con Luisa Mosquera y Esquivel tuvo a Catalina de Ribera, casada con el marqués de Malpica.
Muerto en Nápoles, sus restos fueron trasladados a la Cartuja de Sevilla.3​ Su hermano Fernando le sucedió en sus títulos nobiliarios

El palacio de la Casa Ducal de Alcalá de los Gazules, hoy de Medinaceli-Casa de Pilatos- junto con el cercano palacio de las Dueñas de la Casa Ducal de Alba, es una de las mejores residencias nobiliarias sevillanas del siglo XVI.






Antonio Juan de la Cerda y Toledo, VII duque de MEDINACELI, casa en 1635 con Ana Francisca Luisa Portocarrero, al de Ribera Portocarrero, III marquesa de Alcalá de la Alameda, baronesa de Antella, señora de las villas de Lobón y Chucena, después V duquesa de Alcalá de los Gazules, VIII marquesa de Tarifa, X condesa de los Molares, IX señora del Adelantazgo y Notaría Mayor de Andalucía y del Alguacilazgo mayor de la ciudad de Sevilla, y su Tierra, alcaldesa perpetua  de Alcalá, Grande de Castilla.  Padres de Juan Francisco Tomás Lorenzo, VIII duque de MEDINACELI, y siguiente en los de su madre. Es así como la Casa de Pilatos llega a los Medinaceli convirtiéndose en su residencie en Sevilla y la sede de la Fundación Casa Ducal de Medinaceli.


Francisco Pinelo fue un rico comerciante genovés que, tras vivir un tiempo en Valencia donde ejerció como agente de la banca de Génova, se trasladó a Sevilla al menos desde 1478. Aquí residió hasta su muerte y obtuvo importantes cargos municipales, siendo nombrado Jurado y Fiel Ejecutor en 1488 por orden real.

Pinelo estableció fuertes lazos con la aristocracia local y con Cristobal Colón, a quien le unió una gran amistad. En 1492 prestó la importante suma de 8 millones de maravedíes a los Reyes Católicos para financiar la guerra de Granada, y en 1493 realizó otro préstamo de un millón de maravedíes destinado a cubrir los gastos del destierro a África de Boabdil, último rey musulman de Granada.

También participó activamente en la gestación de la Casa de la Contratación en Sevilla. Cuando este organismo fue creado por la reina Isabel la Católica en 1503, se instituyeron tres cargos para asegurar su gestión: un contador, un factor y un tesorero. Pinelo fue nombrado factor, puesto considerado el principal de la institución, teniendo entre sus funciones realizar todas las compras de cualquier género destinadas a Indias por la Hacienda Real y el resguardo aquellas mercancías que procedentes de América debían pasar a la Real Hacienda, excepto el oro, plata y piedras preciosas que quedaban bajo la jurisdicción del tesorero.

Se casó con Doña María de la Torre, tuvo dos hijos legítimos: Jerónimo Pinelo y Pedro Pinelo, ambos canónigos de la Catedral de Sevilla y otros 3 hijos nacidos fuera del matrimonio, aunque reconocidos: Don Cristobal, Don Luis y Don Juan Bautista Pinelo. 



Está enterrado junto a su esposa en la Capilla del Pilar de la Catedral de Sevilla.


La Casa de los Pinelo es un edificio renacentista, situado en el casco histórico de Sevilla. Es actualmente la sede de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras y de la Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría.

Este edificio es una casa-palacio de origen medieval que fue posteriormente enriquecido con diferentes elementos renacentistas. Guarda gran relación con otros palacios de la ciudad del mismo periodo, como la Casa de Pilatos, el Palacio de las Dueñas y el Palacio de Mañara. El proceso de construcción fue iniciado a principios del siglo XVI por el canónigo de la Catedral de Sevilla Jerónimo Pinelo, hijo del comerciante de origen genovés y Factor de la Casa de Contratación de Indias Francisco Pinelo. Tras el fallecimiento de Jerónimo Pinelo, la casa fue donada en la segunda mitad del siglo XVI al Cabildo de la Catedral que fue su propietario durante varios siglos y la utilizó como vivienda para uso del clero, hasta la publicación del decreto de desamortización de 1855.
En 1856 fue adquirido en subasta pública por Francisco del Camino y Camino fundador de unos importantes almacenes comerciales que pagó la suma de 118 560 reales de vellón, más adelante pasó a otros propietarios y fue destinado a diversos usos, entre ellos colegio de primera enseñanza, alquiler de caballos y taller para fundición de caracteres de imprenta. A partir de 1885 se convirtió en hostal y pensión, perdurando esta función hasta la década de 1950. El 5 de febrero de 1954 fue declarada Monumento Nacional y a partir del 9 de agosto de 1966 pasó a ser propiedad del Ayuntamiento de Sevilla.