miércoles, 1 de noviembre de 2017

Ubrique. Cádiz


Perfiles de la Sierra de Grazalema


Antes de llegar a Ubrique pasamos por El Bosque



En plena Sierra de Albarracín, junto al río Majaceite y rodeado de valles se nos aparece la que fuese casa de retiro señorial de los Duques de Arcos de la Frontera, con sus calles blancas salpicadas de fuentes y flores.

Su legado artístico está conformado por la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Guadalupe, el Palacio Ducal, la Ermita del Calvario y una singular Plaza de Toros. 
El Bosque está enclavado entre frondosos bosques y salpicado de manantiales de aguas medicinales, configurándose como un entorno atractivo para las actividades de turismo activo.
La zona reúne además unas condiciones perfectas para la práctica del parapente y el ala-delta. 
El Jardín Botánico "El Castillejo", donde se hallan representados los principales ecosistemas de la Sierra de Grazalema y las ruinas del Castillo de Tavizna, a tan sólo 5 Km. de la villa, son también dos buenas propuestas de visita.





Ubrique


Plaza de Toros




En sus proximidades se han localizado los restos de la ciudad romana denominada Ocurris. No muy lejos mas también se construyó en época musulmana una fortaleza llamada Cardela, que hoy en día se llama Castillo de Fátima. Fue conquistada en 1485 por Rodrigo Ponce de León, Duque de Arcos, pasando en 1490 a pertenecer a la casa de Arcos.
Ya en el siglo XVIII se instalan múltiples fábricas de piel que siguen la tradición musulmana de la marroquinería. Durante la primera república vivió una época convulsa llegando a tener dos gobiernos locales, en un término municipal en que las posesiones del duque de Osuna eran predominantes.​
Hoy en día es uno de los principales centros de trabajo de la piel de Europa.


Ubrique es un pueblo que forma parte de la Ruta de los pueblos blancos, estando en la entrada del Parque Natural de Grazalema y del Parque Natural Los Alcornocales.
Gracias a su ubicación, permanece rodeado de un paisaje rocoso característico de sierras en las que abunda una gran diversidad de flora (olivos, pinsapos, alcornoques, encinas, etc.) y una fauna abundante (buitres leonados, alimoches, etc.), existente principalmente sobre las zonas montañosas más altas situadas en el valle del Aljibe. El río Ubrique lo divide por la mitad, aunque también cuenta con otros ríos como el Tavizna.
















































Museo de la Piel