miércoles, 19 de abril de 2017

Priego. Cuenca

Priego. Cuenca
           
            De la villa de Priego de Cuenca diremos que remonta su historia a iberos, romanos y musulmanes de estos últimos sería el conocido como Torreón de Despeñaperros, parte del castillo de Priego. A los romanos corresponde los restos de calzada y el puente de Allende sobre el río Escabas.
           

            Priego está situado a unos 70 kilómetros al norte de la ciudad de Cuenca y en los límites con las tierras de la Serranía Baja de Cuenca. Desde Priego podemos llegarnos hasta el Parque Natural del Alto Tajo.

            La villa de Priego, situada a orillas del río Escabas, es la capital de la artesanía del mimbre y de la no menos importante alfarería de piezas de barro para la cocina y de botijos. Botijos que los hay de color rojo para el agua de invierno y de color blanco para la fresca agua del verano. El color de la arcilla determina el color de la pieza del alfar y en Priego hay arcillas de color blanco, marrón y rojo.
           
            La arcilla es un suelo o roca sedimentaria constituida por agregados de silicatos de aluminio hidratados, procedentes de la descomposición de rocas que contienen feldespato, como el granito. Presenta diversas coloraciones según las impurezas que contiene, desde el rojo anaranjado hasta el blanco cuando es pura. Se caracteriza por adquirir plasticidad al ser mezclada con agua, y también sonoridad y dureza al calentarla por encima de 800 °C. La arcilla endurecida mediante la acción del fuego fue la primera cerámica elaborada por los seres humanos, y aún es uno de los materiales más baratos y de uso más amplio.

            En Priego es fácil ver secando al sol en manojos las ramas de las mimbreras semejando cabañas.

            El mimbre es un arbusto parecido al sauce, de cuyo tronco nacen muchas ramas largas, delgadas y flexibles, corteza gris, hojas lanceoladas, con el borde aserrado y flores agrupadas en racimos colgantes. Estas ramas se utilizan para hacer cestos, muebles y otros objetos.

            En Priego en el siglo XIX se confeccionaban las conocidas como mantas de pastor y por las aguas del Escabas los gancheros y arrastradores conducían los troncos cortados en la Serranía de Cuenca. En el Museo Etnográfico de Priego podemos ver como se desarrollaban estas actividades económicas y las herramientas que se utilizaban. Priego celebra cada año las Jornadas de los Gancheros del Escabas

            Priego es también villa de señorío de los Carrillo de Mendoza y cabeza del marquesado de Priego. Los Carrillo de Mendoza tienen en esta población una casa palacio, una iglesia y un monasterio que fue de su fundación y de su patronazgo pero que en la actualidad se hay en estado de ruina progresiva.

            La casa palacio de los marqueses de Priego del siglo XVI está en la Plaza Mayor o Plaza de los Condes de Priego y es ahora la sede del Ayuntamiento de la villa.

            La iglesia parroquial de Priego está dedicada a San Nicolás de Bari, patrón de Priego. Es del siglo XVI y levantada sobre una anterior de estilo románico. Llama la atención el gran número de Vitores escritos con pigmentos de arcillas rojas. Cada Vitor recuerda a una persona del siglo XVII que obtuvo un doctorado en la Universidad, que salió victoriosa de esta empresa y cuyo nombre aparece en su Vitor.  La patrona de Priego es la Virgen de la Torre cuya talla fue encontrada al hacer reparaciones en los cimientos de la torre parroquial.

            El monasterio del Rosal es fundación de los condes de Priego en el siglo XVI para que en este monasterio profesasen las mujeres de la familia que no casaban y sirviera de lugar de enterramiento a los Carrillo de Mendoza. Según la tradición la Virgen se aparece junto a un rosal del patio de la entrada y el rosal se mantenía siempre verde con hojas en invierno. Tiene Priego otros dos monasterios el de la Encarnación y el de San Miguel de las Victorias del

                Recorriendo las calles de Priego podemos ver gran número de casas de fachadas blasonadas y entre ellas nos fijamos en las Casas de los que fueron familiares del Santo Oficio de la Inquisición en el siglo XVII.

            Familiar de la Inquisición o familiar del Santo Oficio era el nombre que recibían ciertos miembros de menor nivel que tenían por misión informar de todo lo que fuera de interés para la institución a la que servían a modo de red de espionaje. Se beneficiaban económicamente de sus delaciones, además de estar protegidos ellos mismos de una posible persecución por las mismas causas que informaban. Los acusadores en los procesos inquisitoriales no eran conocidos por los acusados. Convertirse en familiar era considerado un honor, ya que suponía un reconocimiento público de limpieza de sangre y llevaba además aparejados ciertos privilegios, entre ellos, que podían llevar armas.

            Priego conserva la puerta de la muralla llamada Puerta de Molina donde comenzaba el camino hacia Molina de Aragón.