lunes, 8 de abril de 2013

Villarejo de Fuentes. Cuenca


Gracias Dulcinea por estas fotos.


En 1429,  María Pacheco, señora de Belmonte, había comprado a García Ruíz de Alarcón por 2.700 florines, una serie de heredades que formaban parte de la tierra de Alarcón. Se trataba de Tres Juncos, Fuente Anaya, Fuentes y Villarejo de Fuentes. La misma Belmonte había formado parte como aldea del término de Alarcón hasta que fue creada villa por Pedro I, y entregada posteriormente al emigrado portugués Juan Fernández Pacheco, abuelo materno de Juan Pachco, hijo de María.


Villarejo de Fuentes se convierte en Villa en 1445.

El príncipe don Enrique, luego Enrique IV, cedió el señorío de Villarejo de Fuentes a Juan Pacheco, señor de Belmonte y marques de Villena, que luego él le dio el título de Villa. 


La actual Iglesia de Villarejo, iglesia Santa María Magdalena, era la del Noviciado de los Jesuitas llamado de San José. 

Conserva una parte íntegra de la portada de lo que fue el antiguo colegio de la Orden de Jesús.

En la puerta de la Iglesia se puede contemplar el escudo de Carlos III, que mandó poner en todos los edificios que pertenecían a los Jesuitas; tras la expulsión que llevó a cabo en toda España.

Hacia 1570 se comenzó a construir este edificio de sillarejo y sillar en su fachada principal, siendo su principal emprendedora y fundadora del Colegio hacia 1560 doña Jerónima de Mendoza, señora de Villarejo de Fuentes y hermana de la señora de Montalbo, María Coello de Zúñiga.

Las primeras normas para la admisión y probación de los novicios fueron dadas por el propio San Ignacio en 1538 hasta que se sancionan las reglas y Constituciones. Mientras que para su funcionamiento, se siguieron las rígidas normativas de los primeros noviciados de Roma y Coimbra que fueron modelos para estas Casas, hasta que el Padre Jerónimo Nadal, como Asistente de España, impuso reglas definitivas, luego que se crearan los noviciados de Valencia para la provincia de Aragón, el de Simancas para la de Castilla (luego trasladado a Villagarcía de Campos), Córdoba para la de Andalucía (luego trasladado a Granada), y Villarejo de Fuentes para la de Toledo (luego 

En todos los casos la nobleza participó de estas fundaciones en calidad de  patronos, donantes o colaborando con el objetivo.

a mediados de febrero de 1595, en Alcázar de San Juan, población de Castilla, donde vivió retirado los postreros años de su vida, falleció el arcediano don Pedro Rodríguez de Aguayo, legando todos sus bienes al colegio que los jesuitas estaban fundando en Villarejo de Fuentes.


Lorenzo Hervás y Panduro nace en Horcajo de Santiago, provincia de Cuenca el 10 de mayo de 1735, en el seno de una familia de modestos labradores, siendo sus padres, Juan García Hervás e Inés Panduro. La infancia de Lorenzo Hervás transcurre en Horcajo de Santiago; posteriormente se trasladará a Villarejo de Fuentes, donde los jesuitas tenían una escuela para novicios. 

Andrés Marcos Burriel y López. Buenache de Alarcón (Cuenca), 8 de diciembre de 1719 - † Cuenca19 de junio de 1762. Jesuita, historiador, epigrafista y escritor ilustrado.



Padre Juan de Montalvo (Villatobas, Toledo, octubre de 1572 – Madrid, 13 de agosto de 1639), jesuita y teólogo. Inició sus estudios en el Colegio de la Compañía de Jesús en Ocaña e hizo el noviciado en el Seminario de Letras Humanas de Villarejo de Fuentes, recibiendo la ropa de la Compañía de Jesús el día 27 de febrero de 1592. En Huete estudió Humanidades y en Alcalá Teología. Su primer destino como profesor fue la cátedra de Moral en el colegio de Ocaña y después ocupó la cátedra de Teología en el Colegio de San Esteban de Murcia, llegando a ser rector de dicho colegio. También fue rector del Colegio de Alcalá (1624) y del Colegio Imperial de Madrid (1632), llamado después Catedral de San Isidro. Fue además profesor de la casa real del rey Felipe IV para los nobles y señores de sus reinos y Superior Provincial de su compañía en la Provincia de Toledo.

La ermita, capilla, Nuestra Señora de la Soledad pertenece al desaparecido palacio de los condes de Cifuentes, señores de Villarejo de Fuentes, siglo XVI. La cómoda situación familiar le permitió estudiar en el Colegio Imperial de Madrid (1728) para pasar a hacer el noviciado en la calle Ancha de San Bernardo (1731) y en el Seminario de Letras Humanas de Villarejo de Fuentes (1733).




Escudo con las armas de los sucesivos linajes que fueron señores de Villarejo.

Las roelas corresponden a los Castro.

La banda puede ser de los Albornoz o bien de los Zúñiga.




Escudo de armas de los Villena, no confundir con los Pacheco que serán también marqueses de Villena en la segunda mitad del siglo XV.

Juan Pacheco, señor de Belmonte, fue nombrado marqués de Villena, el primer título de marqués otorgado por un monarca castellano, Enrique IV, en 1445


En este caso los Villena son los Manuel de Villena descedientes del infante Manuel, señor de Villena, hijo de Fernando III el Santo y padre del infante don Juan Manuel.



El infante Manuel fue agraciado en el Testamento Real con los señoríos de Villena, Escalona, Peñafiel, Elche, Santa Olalla, Agreda, Roa, Cuéllar, Chinchilla, Aspe y Beas.
A la muerte del Infante Don Manuel (Manuel de Borgoña y Suabia) en 1283 le siguió el reparto de sus señoríos entre sus hijos, ya que no se rigió un mayorazgo. Don Juan Manuel (Juan Manuel de Borgoña y Saboya), como segundo hijo varón del infante, obtuvo en herencia los señoríos de Villena, Escalona y Peñafiel.







Armas de los Manuel


El infante don Manuel fue el hijo menor de Fernando III el Santo y de doña Beatriz de Suabia (hija del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico). Antes de darle a luz, su madre tuvo un sueño en el que un ángel le anunció que de aquel linaje nacería “el vengador de la muerte de Cristo”. Por eso, cuando don Manuel fue armado caballero, su padre le concedió un escudo heráldico en el que se alteró el orden de los cuarteles de las armas de Castilla y León y los castillos fueron sustituidos por manos aladas (en recuerdo del ángel) portando espadas “...quarterones blancos y bermejos así derechamente commo los traen los reys; et en el quarterón bermejo do anda el castiello de oro, puso él vna ala de oro con vna mano de omne que tiene vna espada sin bayna...”. Este blasón lo heredó su hijo don Juan Manuel, 

Privilegio de concesión de término a la Villa de La Roda por el Infante Don Juan Manuel. Villarejo de Fuentes, 12-1-1310. Archivo Histórico Provincial de Albacete. Sección Facsímil. Carpeta, expediente, 28

Armas de los Pacheco,






Los Pacheco tienen el escudo de plata, con dos calderos jaquelados de oro y sable. Muy semejante al de los Manrique de Lara.







En la calle Mayor CALLE MAYOR está la  casa perteneciente al señor Gil de Albornoz, conocida popularmente como la “casa del Gallo”. Es de finales del siglo XV con portada blasonada, interesante rejería y construcción de sillería.

Tiene una interesante veleta en forma de Gallo.




FUENTES. 

Conjunto histórico artístico perteneciente a finales del siglo XIII. Consta de un castillo feudal, Ermita de Nº Sº de Fuentes, y restos de muralla y camino romano. Situado junto al río Záncara.




Villarejo de Fuentes. Rutas turísticas 



Señores de Villarejo de Fuentes,  

Juan de Silva Pacheco y  Jerónima de Mendoza 

Juan de Silva era hijo de Luis Pacheco de Silva, nieto de Beatriz Pacheco y biznieto de  Juan Pacheco.

Jerónima de Mendoza era  hija de Esteban Coello de Mendoza y María de Zúñiga Tovar, señores de Montalbo. 


Pedro de Zúñiga, hijo de Diego López de Zúñiga, señor de Monterrey, y de Constanza Barba, su segunda mujer y señora de Pedrosa, fue señor de Baides y Pedrosa. Casó con Juana Enríquez de Arellano, hija de Juan-Ramiro de Arellano, señor de Los Cameros. Padres de Francisco de Zúñiga tuvo en María-Ana de Tobar, hija de Iñigo de Tobar, señor de Coveta, a Diego que sigue, y a María, señora de Montalbo al casar con el quinto/sexto señor de Montalbo, el Hito y Villar de Cañas en Cuenca.



Gracias a Salvador por estas dos fotos.