miércoles, 23 de noviembre de 2011

Violante Sánchez de Castilla y Meneses. Nieta de Alfonso X “el Sabio”. Señora de Ucero.

De doña Maria de Meneses, señora de Ucero y madre de doña Violante, desconocemos su fecha de nacimiento y de muerte. Había casado, puede que hacia 1250, doña María de Meneses con Juan García y Villamayor, mayordomo mayor de Alfonso X “el Sabio” y señor hacia 1272 de la villa de Ucero y sus aldeas. Entendemos como por la situación de su marido en la Corte doña María de Meneses pudo entrar en amores con el joven infante Sancho, hijo y luego sucesor de Alfonso X “el Sabio“. Abarcaba el señorío de Ucero “el castiello, é la viella de Utero, con la casa de Ricaposada, é con todas sus aldeas, que son Valderrubiales, con el Aldeguela, Valdelinares, Valdemaluque, la Laguna, Valdeavellano, Fuentecantales, Aylagas, la Puebla, Cubellos, Cantalucia”. Este matrimonio parece que no tiene hijos y a la muerte de su marido, hacia 1277 ó 1278, doña María de Meneses recibe el señorío de Ucero que en 1293 pasa a su hija doña Violante como dote al casar con Fernando Rodríguez de Castro. Parece que Juan García de Villamayor establece en su testamento que se vendiese el castillo al obispado de Osma en reparación a sus agravios a la tierra de Osma. Pero permanece en poder de su viuda y, luego de su hija. Juan García de Villamayor era hijo de García Fernández de Villamayor, mayordomo de Fernando III el Santo. Se le enterró, a partir de 1302, cuando el obispado de Osma compra el señorío de Ucero, en la catedral del Burgo de Osma en la hoy capilla del Santo Cristo del Milagro, antes de Santo Domingo y antes, de San Lorenzo.
            
Sancho IV muere en 1295. Su hijo y sucesor Fernando IV confirma en 1299 un privilegio al nuevo obispo de Osma, don Juan Pérez de Ascarón, que su antecesor, don Juan Álvarez, había recibido en 1296, concediéndole la mitad de los impuestos reales que tenía en los vasallos del obispo de Osma para misas por el alma de Sancho IV. Podemos preguntarnos si esta concesión buscaba que el apoyo del obispo y cabildo de Osma para desheredar a las hijas naturales que su padre tuvo con María de Ucero y hacer valer el testamento de Juan García de Villamayor. Pero, como se dirá, doña Violante será reconocida hija natural de Sancho IV. En 1302, el obispo de Osma, don Juan Pérez de Ascarón; se apoderó del señorío de Ucero a cambio del pago de una cifra simbólica de 300.000 maravedíes con el visto bueno de Fernando IV y de su madre María de Molina. Pero los partidarios de doña Violante recuperaron el castillo y se lo devuelven.
               
Era doña Violante nieta natural por parte paterna de Alfonso X “el Sabio”, rey de Castilla y León y de su esposa, la reina Violante de Aragón y Hungría, hija de Jaime I “el Conquistador”, rey de Aragón. Es así doña Violante, que recibe el nombre de su abuela natural paterna, hermanastra de Fernando IV “el Emplazado”, rey de Castilla y León. Es el abuelo materno de doña Violante Alfonso de Meneses, hermanastro del III y IV señor de Meneses de Campos en Palencia siendo éste abuelo de María de Molina, María Alfonso de Meneses que casa precisamente con el que será Sancho IV. La abuela materna de doña Violante es Mayor González Girón de los señores de Carrión y Autillo en Palencia. Era doña Maria de Molina hija del infante Alfonso de Castilla, hijo de Alfonso IX y así tío de Alfonso X “el Sabio“; señor de Molina por su primer matrimonio con doña Mafalda González Manrique de Lara, heredera del señorío de Molina y Mesa, y de su tercera esposa, doña Mayor Alfonso de Meneses, VI señora de Meneses de Campos en Palencia y de Villanueva del Fresno en Badajoz. Nace doña María de Molina hacia 1260 y muere en-1321.
            
Debió nacer doña Violante alrededor de 1280. Fue hermana suya Teresa que casa dos veces. La primera con Juan Gil de Villalobos y la segunda con su pariente Juan Alonso Téllez de Meneses, conde de Barcelos y IV señor de Alburquerque. Hermano de Violante y Teresa es Alfonso que casa con María Díaz y Álvarez de Lara. Cuando doña Violante tiene dos años su padre casa con doña Maria de Molina. Es doña Maria de Molina como hija de la VI señora de Meneses hija de una prima hermana de la madre de doña Violante. Es precisamente doña Maria de Molina la madrina de bautismo de doña Violante. Doña Violante muere después de enero de 1330. Doña María de Molina había fallecido nueve años antes. Se cría doña Violante en la corte castellana. Heredará, como se ha dicho, de su madre el señorío de Ucero en Soria, así como los vallisoletanos de las villas de Traspinedo y Valdesgueva y los de las burgaleses de Sahagún, Cea y Villafamor-Villamor-. En 1293 casa con Fernando Rodríguez de Castro, señor de Lemos y Sarria en Lugo, en un matrimonio concertado en 1289. Conocemos que en la Carta de Dote presentada por Esteban Fernández de Castro, padre de Fernando y su representante por la minoría de edad del novio-tenía don Fernando 15 años-, doña Violante recibe las propiedades que el noble gallego tenía en tierras de Santiago de Compostela y de Toroño en Culleredo, La Coruña, “Sabam quantos esta carta vieren cómo eu don Estevao Ferrandes de Castro, pertigueyro mayor en terra de Santiago, dou a vos donna Volante, filla do muy noble rey don Sancho e de donna María Alfonso de Huseyro, en arras e en doaçón de vosso corpo en nome e en vos de meu fillo don Fernando, vosso esposo, o meu castelo de Villa Martín que foy de don Rodrigo Ferrandes de Valdorna, avoe de dona Aldonça Rodrigues, mia moller que foy. Et demays dou a vos, a dita donna Volante, quanto hey en terra de Santiago e de Toronto”. Las propiedades que Violante recibe en Galicia como dote es la que sigue: el coto Condesa de Arcos, Quintanella, Teis y Quella, también los cotos de Valladares, Gula, Nogueira y Pías Caldelas. De su padre Sancho IV, Violante, había recibido también en tierras gallegas la fortaleza de Oímbra, Orense, y la casa de Guizón, “Sabam quantos esta carta virem cómo eu Martín Gil de Sousa, conde de Barcelos e alférez del rey e mordomo do infante don Alfonso, fillo mayor e herdeyro, conozco e outorgo que tenno de vos donna Violante, filla que fostes do muy noble rey don sancho, o voso castelo de (Imbria) e a vosa casa de Guizón en garda e en fieldade, e estes lugares sobreditos sum vosos que vos voso padre rey don Sancho deu por herdamento ».
            
En 1301 doña Violante es reconocida como hija natural del rey Sancho IV por una bula papal de Bonifacio VIII de 1297. Muere don Fernando, tras rebelarse contra su suegro el rey Sancho IV, en un enfrentamiento en 1304 contra su cuñado el infante Felipe de Castilla, hijo de Sancho IV “el Bravo” y hermano de Fernando IV “el Emplazado”.
            

Doña Violante, viuda, se enemista con su hermanastro y parte al exilio a Portugal. En 1326, regresa a España e ingresa como religiosa en la orden de Santiago por medición del Papa Juan XII- había muerto su predecesor, Bonifacio VIII, en 1303-, que le da además el cargo de comendadora del monasterio de Sancti Spiritus de Salamanca, uno de los más importantes de la orden de Santiago en el reino de León y del que ya en 1325 ejercía el derecho de patronazgo. En 1327 entrega sus posesiones a la Orden, “yo donna Violante, fija del muy noble don Sancho de buena memoria rey de Castiella e de León, e de donna María Alfonso, señora d’Useyro, freyra e comendadera del monasterio de Sancti Spiritus de Salamanca, mienbro de la Orden de la Cavallería de Santiago, otorgo e conosco, estando en mi sano entendimiento e buena memoria, que do de grado e de buena velunctad, sin premia e fuerça ninguna, a vos don Vasco Rodrigues, por la gracia de Dios maestre de la dicha Orden, e a los maestres que después de vos vinieren e a la dicha Orden todos los mis bienes muebles e (ray)ses, ho quier que sean, que he e devo aver e avre en los tienpos que son por venir por cualquier título […] por mucho bien e merced que me la dicha Orden fiso e antiendo que me fará cabadelante, e queriendo proveer a las ánimas de mi madre e mía en remisión de nuestros pecados, et señaladamente porque la dicha Orden me reçibió a la su proffesión dándome el ábito e mantenençia en que viva”.  Su voluntad de donación se ve confirmada en su testamento en 1330. Las posesiones y bienes donados son los que recibe en herencia de sus padres y de su marido, pero no el señorío de Ucero que recibe de su marido. Estas donaciones fueron recuperadas por su hijo Pedro después de largos litigios. Debemos decir que él y doña violante habían acordado en 1316 que Pedro sería el heredero de los bienes que doña Violante recibe de sus padres y los que le vienen de arras de su marido y que estos bienes no se podrían vender, dar, ni enajenar, ni pignorar, “Et vos madre sobredita por esto dades a mí que eu aia e tenna e possuya todo los herdamentos e casas e castellos e villas e possissones e comendas e iglesias que vos avedes e de dereyto devedes aver en o reyno de Galiza, tambem por parte del rey dom Sancho, vosso padre, como por donaçoes que vos dessem o dito meu padre ou meus avoos como por outra razón cualquier ou onde quier que y aiades dereyto. Et estes herdamentos e lugares devemos cada hun de nos a tener en toda nossa vida e levar os fruytos e novos e peres d’ellos e parármelos bem e mello que podernos e non nos vender nen dar nen enallenar nen sopinnorar a maliçia”.
            
Doña Violante en su testamento fechado como se ha dicho el 24 de enero de 1330 dispone que fuera enterrada en el monasterio franciscano de San Francisco de Toro, “Et pido por merçet al dicho maestre que me dé liçençia que me enterren en el monesterio de Sant Françisco de Toro du yo tomo la sepultura”, quizá por ser muy beneficiado por su prima doña Blanca de Molina, hermana de la reina doña Maria de Molina que fue señora de Toro, y por ser esta ciudad una de las preferidas de su padre para residir en ella la Corte. Este monasterio ya ha desaparecido. Pero hay más razones para que doña Violante eligiera como su lugar de enterramiento la iglesia del monasterio de la zamorana ciudad de Toro. Doña Violante no sólo entra en la orden de Santiago como hermana, sino que es como se ha dicho elevada al cargo de comendadora lo que parece que no fue aceptado de buenas maneras por las demás hermanas y hace que deba abandonar no sólo su cargo de comendadora, sino también el propio monasterio. Por ello podemos leer en su testamento la explicación que ella misma nos da sobre su enterramiento en el franciscano monasterio de Toro, “Et pido por merçet al dicho maestre que me dé liçençia que me enterren en el monesterio de Sant Françisco de Toro du yo tomo la sepultura. Et mando que me enterren o ben sabe al que lo dixe yo, que mientre y estodiesen aquellas (dueñas que agora y estan que nunca me Dios alla lebase viva ni muerta)”. Parece que doña Violante residió en Toro antes de su muerte.
            
Hijos de doña Violante y Fernando Rodríguez de Castro fueron, el ya citado Pedro Fernández de Castro “el de la Guerra” y doña Juana Fernández de Castro. Pedro Fernández de Castro muere de peste en el cerco de Algeciras en 1343. Fue señor de Lemos y Sarria; mayordomo mayor de Alfonso XI “el Justiciero”, que muere también en el mismo sitio y en las mismas circunstancias que su mayordomo; adelantado mayor de la Frontera de Andalucía, Galicia y Murcia, y pertiguero mayor de la orden de Santiago. Sepultado en la catedral de Santiago de Compostela. De Pedro Fernández de Castro “el de la Guerra” es hija doña Juana de Castro que casa con Pedro I de Castilla y es igualmente hija natural Inés de Castro que casa con Pedro I de Portugal. Doña Juana Fernández de Castro casa con su primo Alfonso de Castilla, señor de Valencia de Campos en León, hijo del infante Juan de Castilla, hijo a su vez de Alfonso X el Sabio, rey de Castilla y León.
            
Con respecto a Juan García de Villamayor podemos leer que muere en 1272 y deja en testamento su señorío de Ucero a su segunda esposa que sería nuestra doña María Alfonso de Meneses. Doña Maria con el joven Sancho IV y como consecuencia de sus amores entre los años 1276-1280 tiene dos hijas y un hijo, podemos encontrar en algunas genealogías cuatro descendientes. La que nos ha interesado aquí es la hija a la que llamaron Violante como su abuela paterna y orgullosa de su ascendencia regia, doña Violante, “yo donna Violante, fija del muy noble don Sancho”, aunque nunca desempeñó un papel político relevante en la Corte.

         Podemos encontrarnos igualmente con un Juan García de Villamayor, a quien se hace nieto del señor de Ucero. Se apodera por las armas del señorío de Ucero y lo tiene en su poder durante pocos años. Antes de su muerte y para dar satisfacción por lo desmanes cometidos contra las posesiones de la Iglesia de Osma deja en su testamento el señorío de Ucero a la Mitra de Osma, según expresamente se especifica en el documento de venta otorgado por sus testamentarios en el año 1302 y conservado en el Archivo de la catedral del Burgo de Osma, aunque se duda de su veracidad. Esta venta no fue aceptada por algunos nobles partidarios de Violante Sánchez y defensores de sus derechos. La situación alcanzó tal extremo que en 1313 el obispo Juan Ascarón, al frente de los hombres de armas que reunió entre los pueblos de su Dignidad, se enfrentó militarmente a Juan Fernández Padilla, señor de Calatañazor, por haber invadido el término de Ucero en apoyo de los derechos de doña Violante.