miércoles, 23 de noviembre de 2011

Violante Sánchez de Castilla y Meneses. Nieta de Alfonso X “el Sabio”. Señora de Ucero.

Otrosí mando que mios terçieros que compren un ataúd en que mando que me metan e en que me entierren e que la cubran de panno de bruneta con sus çintas e con su pregadura e con las armas de Santiago puestas sobre el panno del ataúd. E mando que echen sobre la fuesa du me enterraren una piedra que yaga igual con la terra e enssomo de la piedra que pongan las armas de Santiago figuradas en un petafee en que diga así: «Aquí yas donna Violante fija del muy nobre rey don Sancho e de donna Maria Alfonso señora que fue de Osero...“. Del Arco y Garay, Ricardo. Instituto Jerónimo Zurita. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Sepulcros de la Casa Real de Castilla. pp. 273. Madrid. 1954.
            
El testamento de doña Violante fue redactado el 24 de enero de 1330 y fue modificado cinco días más tarde como muestra la cláusula escrita después de la firma de los testigos. En esta cláusula Violante pide a su sobrina la reina doña Maria, “muger del rey don Alfonso XI” la garantía de ejecución de sus últimas voluntades. María de Portugal (1313 - 1357). Esposa de Alfonso XI el Justiciero (1311 - 1350). Ambos nietos de Sancho IV el Bravo y de su esposa María de Molina. De este matrimonio nacieron dos hijos: Fernando (1332), muerto antes de cumplir un año y; Pedro el Cruel (1334 - 1369), futuro rey de Castilla con el nombre de Pedro I. Alfonso XI, en 1327, conoció a Leonor Núñez de Guzmán, y al año siguiente, cuando ella enviudó, iniciarán una apasionada relación amorosa que desplazará a la reina y tendrá cómo fruto diez hijos bastardos, entre ellos el futuro rey Enrique II.

Doña Violante Sánchez de Castilla y Meneses, llamada Maria de Meneses- como su madre- en algunos documentos, era hija natural del infante Sancho de Castilla, desde 1284 Sancho IV de Castilla y León, que mantiene amores con doña María de Meneses, señora de Ucero. Sancho IV nace en 1258 en Valladolid y muere en Toledo en 1295. Mantiene el infante Sancho su relación con María de Meneses cuando el tiene algo más de 20 años. Sancho IV y María de Meneses, señora de Ucero, eran amantes ya en 1279.La primera mención en fondo documental de Ucero es del año 1157 en un privilegio de Alfonso VII a la villa de Sotos de Suso, “que est inter Oxoma et Ucero”. Eran las villas de Soto de Yuso y de Soto de Suso propiedad del monasterio benedictino de San Miguel de Osma, sobre el que se levanta la primera Catedral románica que se derriba alrededor del año 1232 cuando se comienza a levantar la actual ya en estilo gótico. Ya en el reinado de Alfonso VIII- nieto de Alfonso VII-, y en el año 1212, Juan González de Ucero participa en la batalla de Las Navas de Tolosa y recibirá por ello el señorío de la Villa de Ucero.
            
Desde la prehistoria podemos rastrear trazas de ocupación en Ucero y en el cañón del río Lobos. Tierras celtíberas que pasan a manos romanas y que dejan en Ucero una lujosa villa de recreo y un canal que llevaba el agua del Ucero a la ciudad de Uxama. A escasos metros de Ucero, saliendo por la carretera de Nafría de Ucero, podemos visitar un túnel excavado en la roca conocido como la cueva de la Zorra. Este túnel de 133 metros era parte del citado acueducto que con una longitud de 18 kilómetros abastecía de agua a la ciudad romana de Uxama, desde las fuentes del río Ucero en el nacedero de la Galiana.
            
La invasión musulmana en el 711 trae el despoblamiento de estas tierras hasta que en el 889 se repuebla Osma. El Ucero medieval se fundara tras la repoblación de Osma. Remontamos la historia del castillo de Ucero hasta mediados del siglo XII. En el siglo XVI, el obispo de Osma don Honorato Juan coloca su escudo sobre la puerta de acceso al castillo; escudo que, deteriorado, se puede ver todavía. Su estructura fue de triple recinto y hay que citar la torre del homenaje con bóveda de crucería; en su interior conserva los nervios y un medallón. Un pasadizo subterráneo desciende hasta el río y por aquí podía abastecerse el castillo de agua en caso de asedio

El castillo de Ucero bien merece algunas actuaciones al menos de consolidación de algunos de sus elementos pues de lo contrario su ruina vendrá a ser total. 

En el castillo de Ucero se ubicó "Villavieja", el Ucero medieval. En la explanada del cerro pudo estar el monasterio templario de San Juan de Otero, luego en el interior del Cañón del Río Lobos, donde ahora encontramos la ermita de San Bartolomé. Villavieja es posible que comenzase a despoblarse totalmente en la primera mitad del siglo XV y fuera abandonada en el siglo XVII. A fines del siglo XV, el obispo de Osma don Pedro García de Montoya reedifica las murallas del Burgo de Osma y remodela el Castillo. Se usará, a veces, como casa de descanso de los obispos de la diócesis de Osma dedicados a la pesca en el río Ucero y otras como cárcel para clérigos.