martes, 29 de noviembre de 2011

María Manrique de Lara. Señora de Vizcaya.

El I señor de Albarracín casa con Toda Pérez de Arazuri. Padres de Toda que muere en 1216 y había casado con  Atón Orelya "Atorella Ortíz", hijo de Pedro Ortíz y Elfa de Moncada. Son Toda y Atón padres de Pedro que casa con Beatriz castella y Llanzol de quien vienen los condes de Concentaina en 1457, de apellido Llanzol de Romaní. Viuda casa Toda con Diego López de Haro el Bueno, 1140- 1214,  V señor de Vizcaya, casado primero con Maria Manrique de Lara. Con entronques de los hijos de los dos matrimonios del V señor de Vizcaya con las Casas de Castilla y León.

Es María Manrique de Lara hija de Manrique de Lara, muerto en 1164,  y de ermesenda de Narbona, muerta en 1175. 

Don Diego López de Haro es el Bueno, Navas de Tolosa en 1212, o el Malo, batalla de Alalrcos de 1195. 

Nace hacia 1152 y murió el 16 de octubre de 1214. Casado con Toda Pérez de Azagra, hija de Pedro Ruiz de Azagra, I señor de Albarracín. Le sucedió en el señorío de Vizcaya su hijo Lope Díaz de Haro Cabeza Brava. Fue padre también de Urraca Díaz de Haro quien contrajo matrimonio con el conde Álvaro Núñez de Lara. Viuda  fue abadesa en el monasterio de Santa María del Salvador de Cañas, La Rioja. Su nieto don Diego López de Haro será el fundador de Bilbao.


En 1204, Alfonso VIII reconoce a diego López de Haro la propiedad de la totalidad de Vizcaya, territorio que sus antecesores habían gobernado en el siglo XI, comenzando así a poner la base del poder de los Haro en el siglo XIII. Añadió Durango en 1212, poco después de la batalla de Las Navas de Tolosa. Muere en 1214.

Fue el primero de su familia que usó el apellido Haro, lo que consta en los documentos a partir de 1184. Fue también el inventor probable de su símbolo heráldico, el lobo con un carnero en la boca, que consta en su sello de 1198.

Haro estaba en manos de los señores de Vizcaya desde 1093 reinando Alfonso VI.

En la batalla de las Navas de Tolosa, 1212,  Diego López de Haro estaba al mando de la vanguardia cristiana. En estas circunstancias su hijo parece que le dice,  "Padre, que lo hagáis de modo que no me llamen hijo de traidor y que recuperéis la honra perdida en Alarcos". A lo que el viejo guerrero respondió: "Os llamarán hijo de puta, pero no hijo de traidor". 

María Manrique de Lara, la esposa del señor de Vizcaya y la madre de su sucesor,  era de costumbres libres y lo había abandonado.


 La leyenda negra le atribuyó a don Diego un matrimonio, que nunca contrajo, con María Manrique de Lara, hija del conde Manrique Pérez de Lara, I señor de Molina y la condesa Ermesenda, vizcondesa de Narbona. Fruto de este matrimonio habría nacido Lope Díaz de Haro Cabeza Brava quien sucedió a su padre en el señorío de Vizcaya, pero no hay constancia documental de este primer matrimonio. Aunque la leyenda si da sabrosos detalles.


"... Esta señora Doña María Manrique se le fue a don Diego con un herrero en Burgos. Cuando murió en satisfacción de su culpa, si bien se mandó que fuese enterrada en el monasterio de Huerta, pero no en el capítulo donde estaban sus padres, sino fuera de la iglesia a la entrada de ella para que todos hollasen su cuerpo, sobre el cual se puso una lápida de alabastro con su bulto de relieve, donde estuvo hasta los tiempos del emperador Carlos V, el cual pasando por aquel monasterio, y preguntada y sabida la causa de que sepultura tan lustrosa ocupase lugar tan humilde, mandó quitarle de allí y que la pusiesen dentro del capítulo con sus padres diciendo que ya había hecho harta penitencia."

Fray Juan de Salazar escribía en el siglo XVII en su historia de Navarra que el señor de Vizcaya,  


Fue casado dos veces. La primera con Doña María Díaz de Lara, hija del conde Don Nuño de Lara, si bien el conde Don Pedro la llama Doña María Manrique y dice ser hija del conde Don Manrique de Lara. Tuvo en ella un hijo llamado Don Lope Díaz.


 Crónica Geral de Espanha de 1344 de Pedro Alfonso de Portugal y Froes, conde de Barcelos,  El texto fue modificado durante la segunda mitad del siglo XIV para conciliarlo con la Estoria de Espanna del rey Alfonso X el Sabio.


La segunda vez casó Don Diego López de Haro el Bueno con Doña Toda Pérez de Azagra, hija de Don Pedro Rodríguez de Azagra, I  señor de Albarracín.
     
Dos hijas tuvo Don Diego en esta señora. La una fue la condesa Doña Urraca Díaz de Haro, que casó primero con el conde Don Alvar Núñez de Lara, y de segundo matrimonio con Don Rui Díaz Jiménez, señor de los Cameros. La otra fue la condesa Doña María Díaz, mujer del conde Don Gonzalo de Lara, señor de Lara.  

Urraca Díaz de Haro contrajo matrimonio antes del año 1217 con su pariente el conde Álvaro Núñez de Lara, hijo del conde Nuño Pérez de Lara y de la condesa Teresa Fernández de Traba y fue por este enlace que ostentaba el título de condesa aún después de haber fallecido su marido. No hubo descendencia de este matrimonio, falleciendo él en 1218 en Uclés. Juntos aparecen en la documentación del Monasterio de Uclés en mayo 1217 cuando el maestre de la Orden de Santiago García González de Arauzo y el monasterio dan en prestimonio vitalicio al conde Álvaro, procurador del rey Enrique I de Castilla, y a su mujer Urraca, las villas de Paracuellos y Moratilla. En agradecimiento, los condes donan a la orden la villa de Castroverde de Esgueva. 

Una hermana suya, María Díaz de Haro y Azagra, casó con un hermano de su marido, el conde Gonzalo Núñez de Lara. Con sucesión.

Son Álvaro y Gonzalo hijos de del conde Nuño Pérez de Lara y de la condesa Teresa Fernández de Traba. Es Nuño hermano de Manrique siendo de este hija la señora de Vizcaya.  Nuño y Manrique tienen una hermana llamada María que no parece casar con el señor de Vizcaya y si lo hace con un Castro, aunque sin hijos.