lunes, 21 de febrero de 2011

Los Carabancheles, zona de recreo de la nobleza y burguesía madrileña.

Carabanchel de Suso y de Yuso, Alto y Bajo, de Arriba y de Abajo.

Actualmente distritos Carabanchel, Latina y Usera.

Sus tierras producían los garbanzos que abastecian el mercado madrileño.

Su clima suave en verano, los bosques de chopos y álamos y el valle del Manzanares los hacía idóneos para las construcciones residenciales.

En 1875 Carabanchel Bajo es un reducido núcleo de casas bajas, agrupadas junto al camino que une Madrid con Fuenlabrada; el resto del territorio que lo rodea son tierra de labor, generalmente dedicadas al cultivos de viñedo y cereales. Estaba aquí la finca cerrada de los Montijo, actualmente la Finca de Puerta Bonita

En Carabanchel de Arriba, o Alto, a partir de la segunda década del siglo XIX se convierte en una eminente zona residencia para la nobleza y la burguesía que construye fincas de recreo en las que generalmente pasa los veranos. En 1787, se dice que el término municipal de Carabanchel es rico en campos de trigo, cebada, centeno, algarrobas, almortas, guisantes, garbanzos, habas y melones, fruto este último de calidad muy apreciada en los mercados de la capital, donde se acudía a venderlo, especialmente por septiembre en la romería de la Virgen del Puerto, a orillas del Manzanares y en el camino de Extremadura, actual Paseo de Extremadura. En la plaza del pueblo había una fuente de dos caños inmensos que manaban un caudal del agua abundante, aunque no era apta para el consumo humano.

El río Manzanares ha sido la frontera natural de Carabanchel. Existen distintos puentes que cruzan el río, uniendo Carabanchel con el centro de Madrid.

Puente de San Isidro. Comunica la Ermita de San Isidro con el Estadio Vicente Calderón, es peatonal y para vehículos.

Puente de Toledo. Es el más antiguo de Carabanchel y fue la primera conexión con la capital, el puente de Toledo es una de las entrada más bonitas a Carabanchel. A un lado de este puente historico se encuentra la calle General Ricardos y al otro lado, ya en Arganzuela la calle Toledo que continua en una línea recta la trayectoria del puente para terminar en la Puerta de Toledo que se encuentra a mayor altitud ya que el río forma un gran desnivel en su ribera y las calles Toledo y General Ricardos son calles con gran pendiente.

Puente de Praga. Por el discurre el Paseo Santa María de la Cabeza, paso exclusivo para vehículos. Cuza la M-30 a la glorita de Arganzuela.

Otro puente que cruza el Manzanares es el Puente de Segovia, más al norte que estos. El más antiguo. Y más al norte el Puente del Rey.

En los Carabancheles, la Ermita de San Isidro, Ermita de Santa María la Antigua, Convento de las Clarisas en la Calle General Ricardos, a la altura del metro de Oporto. Este convento es muy conocido porque la gente lleva docenas de huevos a las monjas Clarisas para que no llueva en ocasiones importes como por ejemplo una boda, comunión etc. Las hermanas emplean estos huevos para reposteria tradicional. La finca de Vista Alegre cuyo origen fueron cuatro grandes fincas: dos quintas de recreo y dos fábricas de jabón. En 1832 compra la reina María Cristina de Borbón la primera parte de la finca, siendo en el año 1836 cuando completa la finca tal y como se encuentra hoy. La finca es vendida en 1886 por los herederos de la reina María Cristina de Borbón.

Tambien en Carabanchel, la plaza de Vista Alegre en terrenos de la antigua Finca. y la antigua Carcel.

En la plaza de Carabanchel Bajo, se encuentra el casco antiguo que representa el pueblo que un día fue este barrio.

La finca de Vista Alegre fue una quinta de recreo propiedad de María Cristina de Borbón, cuarta esposa de Fernando VII. Hacia 1855 fue comprada por el marqués de Salamanca, que levantó en el parterre un nuevo palacio, obra del arquitecto Pascual y Colomer. Su particular Capricho.

LA NOBLEZA Y LA BURGUESÍA BUSCAN LAS AFUERAS DE MADRID PARA CONSTRUIR SUS RESIDENCIAS DE VERANO.

Después de ser adquirido por el Estado para la beneficencia, el edificio se utilizó como asilo de Inválidos del Trabajo. Posteriormente se convirtió en el Instituto de Rehabilitación de Inválidos para convertirse hoy en el Colegio Público de Educación Especial María Soriano.

Aunque se han levantado nuevos edificios, otros se han perdido como ocurre con la Casa de Oficios que fue residencia del duque de Riansares, esposo de María Cristina, viuda de Fernando VII, Casa de Administración, cuadras, casa de vacas para cría de gusanos de seda, capilla, casetas para porteros, naranjera, faisanera. Los jardines están muy reducidos. Se han perdido los columpios y juegos, una miniatura de castillo, mesitas, bancos, merenderos, el propio alumbrado. Quedan pocas de sus fuentes y estatuas. La Ría era la gran joya perdida. Su embarcadero se encontraba donde se realizó el Colegio de Santiago y recorría a modo de canal toda la finca. Queda un tramo detrás del Palacio Viejo. Su construcción fue lo más costoso y llamativo de la finca, con norias y estanques, también perdidos, para mover el agua, por el cual transitaría una barcaza de recreo. Parte de las pinturas, fuentes y estatuas se perdieron. Los edificios abandonados y bajo riesgo de deteriorofueron demolidos para la construcción de otros edificios nuevos.

Real Sitio de la Quinta de Vista Alegre. La finca fue comprada por la regente María Cristina en 1832, época en la que se construye un palacio neoclásico conocido como Palacio Viejo. En 1846 pasa a su hija Isabel II, y en 1858 la adquiere el marqués de Salamanca, quien construye también su propio palacio en la finca en los años 80. El Palacio Nuevo se había empezado a construir en época de Isabel II, pero es en época del marqués de Salamanca cuando se concluye.

Una parte de la finca era de jardines ornamentales, mientras otra eran de carácter más productivo, con frutales y de carácter de explotación agraria típica de las villas suburbanas. Tenía también los característicos caprichos de esta época de romanticismo. Una ría navegable que tenía su comienzo en un baluarte defensivo, un capricho que también encontramos en relación con la ría en el Capricho de la Alameda de Osuna, y terminaba en la montaña artificial que también hay de esta época en el Retiro, fuentes, norias para conseguir el agua, la capilla...

Su estado actual es lamentable. Durante 100 años se ha ido degradando, y dentro del recinto se han ido añadiendo nuevos edificios, de modo que hoy dentro hay edificios que se usan para centros de reinserción de menores, residencia de ancianos, colegios, residencias... Gallardón quiere recuperar la finca como jardín histórico y parque público,

La Casa Palacio del Conde de Miranda en Madrid estaba en la actual Plaza del Conde de Miranda.
Se construyó en el siglo XVIII para residencia del Conde de Miranda del Castañar. Esta casa palacio, bastante tosca en su aspecto exterior, presenta la típica estructura de las residencias y casas solariegas de la nobleza
con la planta baja adecuada para las dependencias domésticas y de los criados y la planta principal destinada a albergar la propia residencia. Previamente a su construcción el conde tuvo que adquirir las dos casas que había en el solar, una de ellas la compuso con una carga fiscal de 1500 maravedíes en 1733 y la otra la adquirió sin carga fiscal, pues había sido liberada en 1652 por Lorenzo de Mendoza, sobrino del III duque del Infantado, y Juana de Castilla y Cárdenas. Esta segunda casa fue habitada en el siglo XVI por los primos hermanos de Juana de Castilla y Cárdenas que son Rodrigo e Iñigo de Cárdenas Zapata, este último señor de Loeches, alférez mayor de Madrid, embajador del rey en Venecia y París, parientes por matrimonio de los condes de Miranda del Castañar que ya entonces habitaron en este lugar con gran número de criados, como así se desprende de las Matrículas de Comunión y Confesión que se realizaron en la corte en el año 1597.



La casa del conde de Miranda del Castañar estaba en el barrio de Platería por la cantidad de orfebres y plateros que trabajaban por estas calles. Se conocia por la casa de “los Salvajes“, propiedad de don Iñigo Cárdenas, señor de Loeches, Embajador de España en la República de Venecia y en Francia, cuando Enrique lV fue asesinado por Revillac. Fue el Embajador el primer acusado en París de que él había matado al rey hasta que todo se puso en claro, y tal era la fama de hombre arriesgado que el embajador español tenía. En esta casa tuvieron lugar el crimen del capitán Sánchez en 1913.
  • Lorenzo de Mendoza Quemada, hijo de Alvaro de Mendoza y Luna y de Isabel Quemada, casa con Juana de Castilla y Cárdenas, hija de Francisco de Rojas, bisnieto de Alonso de Cáceres y Escobar y de Marina de Rojas y Toledo, señora de Villamejor, progenitores de la casa de los condes de Mora, y de Juana de Ribera. Padres de Sancha de Mendoza Castilla que casa con Fernando de Mayorga de Leyva, I duque de Bagnolo en Nápoles en 1611.

Íñigo de Cardenas Zapata sehor de la villa de Loeches, Alferez mayor de Madrid, Gentilhombre de la boca de sù Magestad, y su Embaxador en Francia cauallero de la Ordcn de Santiago, comendador de Socobos, y Ma y o r do m o del Screniísimo Principe de las Espánas. D.Felipe lll. deste nombre, caso con dona Mencia de Cardenas Carrillo de la casa de los duques de Bejar y condes de Miranda del Castañar, de quien no tuvo hijos, murio en 1617 en la villa de Madrid , y le sucedio en su casa y mayorazgo don Rodrigo Zapata de Cardenas su hermano. Sin dejar hijos. Loeches es comprado por el conde-duque de Olivares.

BERNARDINO DE CÁRDENAS CARRILLO DE ALBORNOZ. Señor de Colmenar, Albornoz, Torralba y Beteta, alcalde de los Hijosdalgo de Castilla, muere en la batalla de Lepanto en 1571, hijo de Gutierre de Cárdenas y Pacheco, hijo segundo del I duque de Maqueda, señor de Colmenar y Noblejas, comendador de Oreja, y de Mencía Carrillo de Albornoz, señora de Albornoz, Torralba y Beteta.

Casó con Inés de Zúñiga, señora de Villora y Huélamo, Parraces, Toya y Silamos, hija natural de Diego de Zúñiga, de la Casa de los duque de Béjar. Padres de Luisa de Cárdenas Carrillo de Albornoz, señora de la Casa de Albornoz. Sin sucesión de sus matrimonios. y de Mencía Carrillo de Albornoz, casa primero con Francisco Zapata de Cisneros y Mendoza, hijo del I conde de Barajas , sin sucesión. Despues con un pariente de su primer marido que es Íñigo de Cárdenas y Zapata de la Casa de los señores de Loeches embajador en Venecia y Francia. Sin sucesión.

La casa del conde de Barajas y la del conde de Miranda eran vecinas. Eran los condes de Barajas los dueños de la mayor parte de las casas de este barrio.

Termina así la sucesión de los señores de Albornoz.

En el Catastro del Marqués de la Ensenada, realizado en el año 1750, se dice que tanto Carabanchel Bajo, como Carabanchel Alto, son Realengos, bajo la jurisdicción de Madrid, por tanto tenían tierras comunes a disposición de su población: “prados, cañadas, arroyos y barrancos”. Se mencionan grandes fincas, como la del Conde de Miranda, sita en Carabanchel Alto, y la de don Manuel Dávila. Asimismo, y aunque alejado de nuestro estudio, se cita la Huerta de Aluche, con 22 fanegas, que se “riega de pie” con agua de fuente o manantial, siendo su producción excelente y casi en exclusiva para Madrid.

En el libro de Tomás López, titulado Geografía histórica de España (1788), se cita de nuevo la finca del Conde de Miranda y la de D. Pedro Navarro en Carabanchel Alto. Mientras que en Carabanchel bajo reseña dos fincas, la del Marqués de Mortara y la de la Marquesa de Villena, que tenía casa con jardín y lavadero dentro el pueblo.

  • Pedro de Alcántara, XVI conde de MIRANDA DEL CASTAÑAR, XII duque de PEÑARANDA DE DUERO. Es su hermana María-Josefa de Zúñiga y Girón. Después de viudad se hizo carmelita en convento de Maravillas de Madrid. Había casado en 1747 con Cristóbal Portocarrero Osorio Fernández de Córdoba, VI marqués de Valderrábano, VI conde de Montijo, Grande de España, V conde de Fuentidueña, X marqués de la Algaba, XI marqués de Ardales, XII conde de Teba, marqués de Osera. Padres de

    • María-Francisca Portocarrero y Zúñiga, VII condesa de Montijo, VI condesa de Fuentidueña, XI marquesa de la Algaba, XII marquesa de Ardales, XIII condesa de Teba, marquesa de Osera. Casa en 1768 en la parroquia de San Andrés con Felipe Antonio de Palafox y Croy Centurión y Havré, hijo de Joaquín Felipe Antonio de Palafox y Centurión VI marqués de Ariza, marqués de Armunia, marqués de la Guardia, marqués de Guadalest, Almirante de Aragón, conde de Santa Eufemia, señor de las baronías de Caspe, Benisá, Cotes, Aldea de Valencia, Sueca, Calmarza y Teulada, y de su segunda mujer, Marie-Anne-Charlotte de Croy. Padres de Eugenio de Palafox y Portocarrero, VIII conde de Montijo, conde de Fuentidueña, marqués de la Algaba, marqués de Ardales. Casa con María-Ignacia de Idiáquez y Carvajal, hija de Francisco de Borja de Idiáquez y Palafox, IV duque de Granada de Ega y de María Agustina de Carvajal y Lancaster, hija de Manuela Bernardino Antonio de Carvajal y Zúñiga, V duque de Abrantes, y de María Micaela Gonzaga y Caracciolo, de los I duques de Solferino, sin sucesión.

      • Hermana de María Francisca es María-Gabriela de Palafox y Portocarrero que casa con Luis Rebolledo de Palafox y Melzi, de los marqueses de Lazán, con sucesión.

      • Hermana de las anteriores es María-Ramona de Palafox y Portocarrero que casa con José Antonio de la Cerda, VI conde de Parcent, marqués de los Bárboles, con sucesión.

      • Hermano de estas tres es Cipriano de Palafox y Portocarrero, VIII conde de Montijo, que continuó en Montijo.

      • Hermana de todos los anteriores María de Palafox y Portocarrero que casa con Francisco de Borja Álvarez de Toledo Osorio Pérez de Guzmán el Bueno, XII marqués de Villafranca, XVI duque de Medina Sidonia, con sucesión en Medina Sidonia.

    • Por último Dolores de Palafox y Portocarrero que casa con Antonio Ciriaco Belvís de Moncada y Álvarez de Toledo, marqués de Bélgida, con sucesión.

  • El convento de Loeches fue el antiguo palacio del Conde-duque de Olivares.

    La familia Cárdenas fundó allí el Convento de carmelitas de San Ignacio Mártir en 1596, y allí permanecen inhumados. Iñigo de Cárdenas fue fundador también del monasterio de las Comendadoras de Santiago y Alférez mayor de Madrid. Su hijo fue embajador de España en Venecia y Francia. En este monasterio se educaría la hija de Felipe IV, la Infanta María Teresa, cuyo nombre hace referencia a la Santa Carmelitana por intercesión de las monjas de Loeches.

  • Señor de Loeches, Iñigo Cardenas y Avellaneda. Es su padre Íñigo Cardenas Zapata, Comendador de Estriana, León, y su madre Isabel de Avellaneda y Leiva. De la Casa de los condes de Barajas el señor de Loeches por su abuela materna y por su padre.

  • Al morir los Cárdenas, el Conde-duque de Olivares compró el señorío de Loeches en 1633. Pretendió hacerse con el patronazgo del monasterio de carmelitas pero no lo consiguió. Por ello encargó a Alonso de Carbonell, arquitecto del Buen Retiro, la obra de un nuevo monasterio, el Monasterio de la Inmaculada Concepción, frente al anterior, muy similar al Real de la Encarnación de Madrid, y un modesto palacio del cual ya solo se conserva su puerta.

    En 1643 el Conde-duque de Olivares cesó como primer ministro de Felipe IV y fue desterrado a Loeches, proyectando convertir sus montes en un gran coto de caza, pero la oposición de los agricultores se lo impidieron. En 1645, el Conde-duque dejó Loeches al ser desterrado a Toro, Zamora. Ese verano murió y fue llevado nuevamente al monasterio de Loeches donde permanece enterrado hoy día.