domingo, 27 de febrero de 2011

La fortaleza de Valdecorneja. El Barco de Ávila












El castillo se construyó en el siglo XII, realizándose importantes modificaciones dos centurias más tarde. Presenta una planta cuadrada y se accede por una puerta principal en forma de arco apuntado con grandes dovelas. Al lado de la puerta encontramos la cuadrada Torre del Homenaje que permite el acceso a almenas y torreones. El eje del castillo era una plaza de armas que tenía una arquería románica adornada con una crestería gótica, parte de la misma conservada hoy día en una casa de la Plaza Mayor de El Barco .

Su función estrictamente militar motivó que, al ser habitado por los señores de Valdecorneja, el castillo resultara incómodo y estrecho, realizando algunas modificaciones, transformando el patio de armas en patio de honor. En la parte noble del edificio hallamos la capilla, el comedor, el tocador y el gran salón de audiencias, mientras que las habitaciones de las damas y de los caballeros se encontraban en el segundo piso.







La fortaleza de Valdecorneja en el Barco de Ávila.


La fortaleza de Valdecorneja está situada dominando el puente que cruza el río Tormes y su afluente por el margen derecho el Corneja siendo el punto más elevado del valle del Tormes. Esta fortaleza fue construida en el siglo XII sobre un castro vetón, destruido por los romanos, reconstruido en el siglo XIV por los Alba y convertido desde este momento en residencia familiar. Pero será en la cercana Piedrahita donde los duques hagan su palacio, y en su iglesia de Santo Domingo su Panteón. Sin olvidar sus palacios en Alba de Tormes y luego en Madrid.

Los Álvarez de Toledo; sucesivos titulares del señorío de Valdecorneja, desempeñaron diversos cargos en las Cortes de Juan II y Enrique IV y sus armas estuvieron al servicio de las causas monárquicas. Así, los Álvarez de Toledo apoyarían a los Reyes Católicos frente a las ambiciones de la nobleza al mismo tiempo que afianzaban su posición económica y la de sus descendientes mediante hábiles y provechosos acuerdos matrimoniales. Fernando Álvarez de Toledo, IV señor de Valdecorneja y como tal nieto del II señor, obtuvo de Juan II y por mediación de Álvaro de Luna el condado de Alba de Tormes que había heredado como señorío de su tío el Arzobispo Primado Gutierre Álvarez de Toledo. Fernando llegaría a ser titular de los señoríos de Fuenteguinaldo, Salvatierra, Coria, Huéscar Granadilla, Abadía, Castronuevo, Piedrahíta, El Barco, La, Horcajada, y El Mirón por lo que controlaba un vasto territorio que se extendía desde los límites con Portugal y el norte de Extremadura hasta la Sierra de Gredos. El territorio de Valdecorneja llegó a tener una superficie de 1.136,36 kilómetros cuadrados, el más extenso de la Tierra de Ávila.

El señorío de Valdecorneja.

A mediados del siglo XIV, en el año 1369, Enrique II de Trastamara dona el territorio de Valdecorneja y Oropesa a don García II Álvarez de Toledo, hijo de García I Álvarez de Toledo y de Mecía Téllez de Meneses. Mecía pertenecía al linaje de los señores de Meneses de Campos en Palencia; familia también titular del señorío de Alburquerque en la actual provincia de Badajoz.

El I señor de Valdecorneja muere en 1370 sin descendencia legal, aunque si tiene hijos de su amante Catalina de Loaisa; hija natural y reconocida de Enrique II; situación que explica, entre otros hechos, el apoyo de García al Trastamara y la concesión de éste del señorío de Valdecorneja a García. Muerto el I señor de Valdecorneja le sigue en la titularidad del señorío su hermano Fernando Álvarez de Toledo y Meneses; Mariscal de Castilla que casa el 5 de Enero de 1366 con Leonor de Ayala; señora de Torrejón de Velasco, ahora localidad madrileña. De Fernando pasa el señorío a su hijo García y se trasmitirá su titularidad por línea masculina, aunque no siempre de primogenitura, hasta finales del siglo XVIII.

Leonor de Ayala es hermana de Pedro López de Ayala; Canciller de Castilla, y de Aldonza de Ayala que casa con Pedro González de Mendoza, IX señor de Mendoza. Leonor de Ayala muere en el año 1370 y el II señor de Valdecorneja no lo hará hasta el año 1384; en el mes de septiembre en la ciudad de Lisboa. Está enterrado en la capilla del cementerio del Convento de Santo Domingo de Piedrahita en Ávila.

Leonor de Ayala debió ver con buenos ojos que su sobrina Elvira de Ayala; hija de su hermano Diego López de Ayala, Señor de Cebolla en Toledo, case con II señor de Oropesa que es sobrino de su marido
.

De Fernando Álvarez de Toledo, II Señor de Valdecorneja, pasa la titularidad del señorío a su hijo también de nombre García; García III Álvarez de Toledo, que será el III señor de Valdecorneja. Muere el III Valdecorneja el día uno de febrero de 1430 siendo enterrado como su padre en el Convento de Santo Domingo de Piedrahita. García III Álvarez de Toledo y su mujer Constanza Sarmiento son los padres de Fernando Álvarez de Toledo, IV señor de Valdecorneja y I Conde de Alba de Tormes habiendo recibido este señorío de su tío Gutierre Álvarez de Toledo, obispo de Plasencia, arzobispo de Sevilla y arzobispo Primado de Toledo. Fernando Álvarez de Toledo había sido nombrado señor de la villa de Alba de Tormes por Juan II en 1424. El señorío de Alba de Tormes pasa a condado por Real Cédula de 1439 y se transforma en ducado; con grandeza de España, en el reinado de Enrique IV con el II conde de Alba de Tormes por Real Cédula de 1472. El II conde de Alba une a los territorios de Alba de Tórmes los de Coria en Cáceres y los de Salvatierra en Álava. El I conde de Alba de Tormes murió en el año 1464.

El I señor de Valdecorneja; señor de Oropesa
. En el año 1366, García Álvarez de Toledo también recibe el señorío sobre Oropesa. Este señorío a su muerte es heredado por su hijo natural Fernando, II señor de Oropesa, fruto de sus amores con Catalina de Loaisa, mientras que, como hemos ya recogido, la titularidad del señorío de Valdecorneja pasa a su hermano Fernando Álvarez de Toledo. Se da la coincidencia que el II señor de Valdecorneja y el II señor de Oropesa, tío y sobrino, se llaman del mismo modo Fernando Álvarez de Toledo y así se llamarán también el I conde de Alba y el I conde de Oropesa.

El linaje de los condes de Oropesa iniciado por el I señor de Valdecorneja termina con el X conde y su hermana la XI condesa que mueren sin descendencia por lo que en el siglo XVIII los títulos y posesiones de la Casa de Oropesa pasan a la de Alba al estar casada la hermana de los anteriores con el XII duque de Alba. En el año 1776, la XIII Condesa de Alba, María del Pilar Teresa Cayetana de Silva hereda títulos y posesiones de ambas Casas. El final de la Casa de Oropesa recoge otra de las que podemos llamar coincidencias genealógicas pues la línea de los condes de Oropesa acaba como se inició con su unión con la Casa de Alba; el primer conde de Oropesa casa con una hija del I duque de Alba y la última condesa de Oropesa con el XII duque de Alba.




Nos encontramos delante de este castillo con el origen de la Casa de Alba y de sus primos los Oropesa.