martes, 18 de enero de 2011

El convento de Santa Clara de Huete.

La calle de Las Monjas discurre actualmente entre la Carrera de Santa Quiteria y la actual carretera de Carrascosa a Sacedón formando ángulo con la calle Nueva,Su nombre se debe al desaparecido convento de Santa Clara que se encontraba al final de la misma,

A mediados del siglo XVIII exitían en la ciudad de Huete dos conventos de monjas. Eran el Convento de Jesús y María de la orden de San Lorenzo Justiniano, Las Justinianas, con 25 religiosas y el convento de Nuestra Señora de la Misericordia de la orden de Santa Clara, con 34 religiosas. De estas 59 religiosas, 50 eran de velo negro y las otras 9 legas.

La ciudad de Huete tenia en el momento de la ejecución de las diligencias del Catastro de Ensenada 254 habitantes pertenecientes al estado eclesiástico.

La fundación del convento de Santa Clara tiene lugar cuando los religiosos franciscanos volvieron a tomar posesión del antiguo convento de San Francisco en los primeros años del siglo XVI y pidieron al Concejo de la Ciudad de Huete la ermita con el antiguo sitio, despoblado y edificios que se encontraban muy próximos al convento, ya que les pareció un lugar adecuado para una nueva fundación. En esta ermita y en algunos edificios menores contiguos a ella había fundada una Cofradía integrada por gente importante de la ciudad, con el título de La Misericordia.

Esta ermita había sido antiguamente un pequeño hospital.

Hacía 1503 les concedió la ciudad, una vez que lo hizo la Cofradía, este lugar y edificios, aunque pasarían aún varios años sin tomar posesión de él ya que consta documentalmente que en el año 1511 aun continuaba en dicha ermita la referida Hermandad de la Misericordia. Finalmente, el día 14 de diciembre de 1520, pasaron del Real Monasterio de Santa Clara de Alcocer cuatro religiosas fundadoras: la principal y Prelada se llamaba doña Catalina de Sandoval, de la Casa de La Ventosa, con otras dos hermanas suyas y una cuarta de la cual se ignora su nombre.

La fundación del Monasterio de Santa Clara de la ciudad de Huete se realizó entre el año 1511 y 1520, aunque fue ocupado y poblado efectivamente en 1520.

En 1604 fueron nombradas dos religiosas del monasterio de Santa Clara de la ciudad de Huete, para que pasasen al recién construido de San José Alcázar en Alcázar de San Juan. Una se llamaba doña María Pacheco, y pasó como Abadesa y otra doña Catalina Sandoval y Portocarrero que paso como Vicaria.

En Huete hubo dos conventos de monjas, el de San Lorenzo Justiniano y Santa Clara.

La permanencia de las clarisas en Huete termina a finales de 1835 ya que Real Decreto de 11 de Octubre de 1835, Desamortización de Mendizábal, suprime los conventos de las órdenes monacales, Las monjas pasaron en 1836, al convento de Priego. En mayo de 1837, la Junta Diocesana de Regulares acordaría que, junto con las trinitarias de La Roda y las franciscanas y dominicas de Belmonte, ocuparan un único convento en esta última localidad.

El convento de Santa Clara poseía pequeñas fincas de labrantío en Barajas de Melo, Carrascosa del Campo, Rozalén del Monte, Torrejoncillo del Rey y Vellisca. Fueron vendidas aportando la mayor extensión de cuantos conventos fueron desamortizados en la provincia, en total 924,05 hectáreas de secano y 7,04 de regadío.

Tras el abandono del convento comienza su deterioro y ya en 1904, apenas si había algunos restos. Hoy podemsos ver sillares y sillarejos de arenisca toscamente labradas que conforman el muro exterior, junto a la carretera, del Hostal del Duque frente al parque de La Chopera.