domingo, 26 de diciembre de 2010

Navidad.



Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes.


Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres, no, la menor entre los principales clanes de Judá; porque de ti saldrá un caudillo que apacentará a mi pueblo Israel.


María, por su parte, guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón.

«Vayamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y el Señor nos ha manifestado.»





y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.



Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo.

Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta.


Y fueron a toda prisa, y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.


Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres, no, la menor entre los principales clanes de Judá; porque de ti saldrá un caudillo que apacentará a mi pueblo Israel.

El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.»