lunes, 13 de diciembre de 2010

Marqueses de Cañete. Cuenca.

La Casa de Albornoz, una de las más poderosas y con mayor presencia nobiliaria y de propiedad en las tierras de Cuenca, une sus destinos con la recien llegada a estas tierras, los Mendoza sorianos. El linaje Albornoz se extingue finalmente con Beatriz a pesar de las nuevas posiblidades de sucesión que podría haber ofrecido el matrimonio de la última representante de los Albornoz con el señor de Cañete, su primo hermano. La madre de Diego y la de Beatriz son hermanas y ambas sobrinas de Enrique II.

Los marqueses de Cañete eran enterrados en la capilla familiar del Espíritu Santo en uno de los extremos del claustro de la catedral de Cuenca. Con la muerte en 1654 del sexto marqués, Juan Andrés Hurtado de Mendoza, a mediados del siglo XVII la línea directa de varón de los marqueses se extinguió. En la actualidad y desde mediados del siglo XIX está el marquesado de Cañete en la Casa de los condes de Santa Coloma.

De los Albornoz era la Capilla de Los Caballeros.

Es la capilla más importante de la Catedral. Fundada en el siglo XIII por don García Alvarez de Albornoz y su esposa doña Teresa de Luna. Se cree que originariamente esta capilla estaba situada en uno de los ábsides de la catedral y que fuerón destruidos para construir la doble girola. Refundada por Gómez Carrillo de Albornoz, canónigo y tesorero de la catedral en estilo renacentista siglo XVI. Trazada por Antonio Flórez, comenzarón las obras entre 1520 y 1525 siendo terminadas en 1531. De la anterior capilla se conserva la lápida de Dña. Teresa de Luna y varios sepulcros con estatuas yacentes de alabastro, del padre y el hermano del cardenal García Alvarez de Albornoz y Alvar García de Albornoz, realizados en el siglo XVI, durante las reformas de la capilla. Ésta dispone de tres retablos llamados de la Crucifixión, la Piedad y la Adoración de los Reyes.

Tenían los Cañete sus casas en Cuenca en el recinto del Alcazar que localizamos por la presencia de la Torre de Mangana del siglo XVI con el reloj de la ciudad. Vendidas en el siglo XVII a las Mercedarias para su convento. En Madrid estuvo el palacio de Cañete en la calle Mayor, esquina a la Plaza de la Villa.

Diego Hurtado de Mendoza, II señor de Cañete en Cuenca por su padre y de Castilleja de la Cuesta en Sevilla. Señor de Olmeda de la Cuesta en Cuenca por su madre. Casa por segunda vez con Beatriz de Albornoz, señora de Albornoz, hija de Juan de Albornoz que es el VII señor de Albornoz. Lleva en dote Beatriz en tierras de la serranía de Cuenca la villa de Uña junto con las de Tragacete, Valdemeca, Poyatos, Cañada del Hoyo y la Casa del Cardenal en la ciudad de Cuenca, asi como las heredades de Valera de Arriba y Valera de Abajo y las de Ballesteros y Moya.

Diego Hurtado de Mendoza fue montero mayor de Juan II, y de su Consejo, guarda mayor de la ciudad de Cuenca y alcaide de su castillo. De su primer matrimonio con Beatriz de Albornoz es padre de Luis Hurtado de Mendoza que casa con Teresa de Toledo, hija del I conde de Alba. A la muerte de Luis, sin hijos, casa Teresa con Gómez Carrillo de Albornoz, señor de Ocentejo. Es Gómez Carrillo primo segundo de Beatriz de Albornoz y heredero en parte de la Casa de Albornoz con el Condestable Álvaro de Luna a la muerte de Beatriz, prima segundo tambien del Condestable y de Gómez. Beatriz, Gómez y el Contestable son los tres bisnietos del V señor de Albornoz.

Muerta Beatriz casa Diego Hurtado de Mendoza con Teresa de Guzmán. Padres de Juan Hurtado de Mendoza que es ya el I marqués de Cañete en 1490 por Gracia de los RR.CC. Montero mayor del Rey, de su Consejo, guarda mayor de la ciudad de Cuenca, mayordomo mayor de Enrique III. Aunque se le concedió el marquesado, no se llegó a emitir el correspondiente real despacho, por lo que se considera, oficialmente, como I marqués de Cañete a su nieto Diego Hurtado de Mendoza y Silva- nieto materno del I conde de Cifuentes, que fue a quién se le otorgó el oportuno real despacho en 1530 por Carlos I. Además Juan Hurtado de Mendoza muere dos días antes de recibir su marquesado sobre Cañete y como su hijo primogénito, señor de La Parrilla y Belmontejo, también había muerto antes que Juan el título pasa a su nieto Diego.

Diego Hurtado de Mendoza y Silva, II marqués de Cañete, montero mayor del rey, gobernador y capitán general de Galicia, virrey de Navarra, guarda mayor de la ciudad de Cuenca. Muere en 1542. Casa con Isabel de Cabrera y Bobadilla de los primeros marqueses del cercano territorio de Moya. Padres de Andrés Hurtado de Mendoza, II marqués de Cañete. Sobrino suyo es Pedro Lasso de Castilla y de Silva que casa con Maria Coello, VI señora de Montalvo, El Hito y Villar de Cañas. De aquí a comienzos del siglo XVIII el XIV y su sobrino el XV marqués de Cañete.

Es Andrés Hurtado de Mendoza, III marqués de Cañete, padre del IV y V marqués de Cañete. Es el V titular de Cañete padre de Juana Antonia Hurtado de Mendoza, VII marquesa de Cañete que muere soltera en 1640. Le sucede su hermana Teresa Antonia Manrique de Mendoza, VIII marquesa de Cañete y por su madre IX duquesa de Nájera, VII duquesa de Maqueda, XI condesa de Treviño, XII condesa de Valencia de Don Juan, marquesa de Elche, III marquesa de Belmonte de Vega Real. Casa en tres ocasiones sin dejar descendencia. Le sigue como IX marqués de Cañete y siguientes en los demás títulos su sobrino Antonio Manrique de Velasco Mendoza y Acuña. Es hijo de Nicolasa de Mendoza Manrique de Cárdenas, hermana de las dos anteriores. Debería suceder al IX marqués su hijo Francisco Miguel Manrique de Mendoza y Velasco pero muere a los tres años. Sucede en la Casa de Cañete y Nájera su hermana Nicolasa Manrique de Mendoza Velasco Acuña y Manuel, encarcelada en 1710.

Sigue su hija Ana Manuela Sinforosa Manrique de Guevara Mendoza y Velasco. Casa por tercera vez con Gaspar Portocarrero, I conde de Palma del Río, VIII marqués de Montesclaros, IX marqués de Castil de Bayuela, sobrino por su madre del VIII conde de Altamira, y nieto materno de Gaspar de Mendoza y Moscoso, V marqués de Almazán, IX conde de Monteagudo, nieto paterno de los VII condes de Altamira, y de Inés Mesía de Guzmán, de los I marqueses de Leganés. Padres de Joaquín María Portocarrero Manrique de Guevara, VII conde de Palma del Río, XIII marqués de Cañete, IX marqués de Montes Claros, X marqués de Castil de Bayuela. Muere soltero en 1731. Le sigue Agustín Domingo de Bracamonte y Villalón Zapata Figueroa, XIV marqués de Cañete, sin sucesión sigue su sobrino Fernando Vélez de Medrano Bracamonte Dávila Hurtado de Mendoza, XV marqués de Cañete, VI marqués de Fuente el Sol, marqués de Navamorcuende, sin sucesión. Es sobrino del anterior para unos y su hijo para otros ya que lo citan como hijo de Agustín Domingo de Bracamonte Dávila, XIV señor de Montalbo, El Hito y Villar de Cañas.

Sigue, Judas Tadeo Simón Fernández de Miranda y Villacís, V marqués de Valdecarzana, XVI marqués de Cañete. Sigue su sobrina, hija de su hermana María Antonia Fernández de Miranda y Villacís casada con José Antonio Joaquín de Rojas Ibarra y Vargas, VII conde de Mora, V marqués de la Torre de Esteban Hambrán, señor del Congosto, Layos y el Castañar. Es esta Lucía Luisa de Rojas y Miranda, VIII condesa de Mora en 1802, VI marquesa de Valdecarzana, XVII marquesa de Cañete. Muere en 1832 soltera.

Sigue su primo Juan Bautista de Queralt y Bucareli, IX conde de SANTA COLOMA, X marqués de Alconchel de la Estrella, XVII conde de Cifuentes, VII marqués de Valdecarzana, XVIII marqués de Cañete, X conde de las Amayuelas. De la Casa de los de Santa Coloma y condes de Cifuentes, descendiente de una hermana del XVI marqués de Cañete, Ana Catalina de Villacís, cuya biznieta casa con el VIII conde de Canta Coloma.

Sigue Hipólito de Queralt y Bernaldo de Quirós, X conde de SANTA COLOMA, XI marqués de Alconchel, XIX marqués de Cañete, XI conde de las Amayuelas.

Sigue su hijo Enrique de Queralt y Fernández-Maqueira, XI conde de SANTA COLOMA, marqués de Alconchel, XX marqués de Cañete, XII conde de las Amayuelas.

Sigue su hijo, Enrique de Queralt y Gil Delgado, XII conde de SANTA COLOMA, XXI marqués de Cañete en 1953, XIII conde de las Amayuelas, marqués de Alconchel.

Sigue su hijo, Enrique de Queralt y Chávarri, actual poseedor, XIII conde de SANTA COLOMA en 1993, XXII marqués de Cañete, marqués de Alconchel, XIV conde de las Amayuelas.

Juan Bautista María de Queralt y de Pinós, VII conde de SANTA COLOMA, casa en 1784 con María Luisa de Silva y Castejón, XV condesa de Cifuentes, V. marquesa de Velamazán, VIII marquesa de Alconchel. Padres del VIII conde de SANTA COLOMA. Su hermana María Eulalia de Queralt y de Silva casa con José Miguel de Carvajal y Vargas, II duque de San Carlos.