miércoles, 8 de diciembre de 2010

La ciudad de Cuenca. Plaza Mayor y convento de las Petras.







Llegamos a la Plaza Mayor subiendo desde la Cuenca actual por la calle de Alfonso VIII. La calle de San Pedro nos lleva desde la Plaza Mayor y la Catedral a la Plaza del Trabuco y al Castillo.

























Junto a la Catedral podemos ver el Palacio Episcopal. Su construcción se inició en el siglo XIII y se continuó en los siglos posteriores. La fachada se modificó en el siglo XVIII. Sobre la puerta el escudo de su patrocinador, el obispo Flores Osorio. A él le debemos el seminario de San Julián en lo fue la casa del marqués de Siruela en la Plaza de la Merced del barrio del Alcazar sobre el río Júcar.



La Catedral de Nuestra Señora de Gracia. Fue el primer edificio que se comenzó a construir, tras la reconquista, en el lugar donde se emplazaba la antigua alcazaba musulmana. De estilo protogótico conquense esta considerada como el más temprano ejemplo de Gótico en España. Comenzó a edificarse a finales del siglo XII, se consagró en 1208 por el arzobispo Ximénez de Rada, aunque no fue terminada hasta 1271. Podemos ver restos de transición del románico al gótico de finales del siglo XII, otros del siglo XIII y otros del siglo XV. Tiene planta de cruz latina con tres naves y una sola en el crucero. Sus bóvedas sexpartitas pueden ser un ejemplo cistercience borgoñón; para otros, el empleo de doble crucero, decoración de dientes de sierra y la torre linterna cuadrada, manifiesta un influjo inglés. La serie de capillas que cubren las naves laterales fueron edificadas en los siglos XVI y XVII, destacando la de los Apóstoles, la del Espíritu Santo y la de los Caballeros, además de las salas nobles, como la Sacristía y la Sala Capitular. Al claustro se accede por el singular Arco de Jamete. No queda ninguna de las cuatro torres del templo, salvo el arranque de la del Ángel, obra de la primera fase constructiva. Debe destacarse también el triforio abierto, y el Transparente, obra barroca de Ventura Rodríguez. El hundimiento en 1902 de la torre de El Giraldo afectó a la fachada del templo, reconstruyéndose la actual neogótica. La última transformación realizada ha sido la colocación de vidrieras e artistas contemporáneos: G. Torner, A. Bonifacio, H. Dechanet y G. Rueda.

El Convento de las Religiosas Justinianas de San Pedro, Las Petras, es un enorme edificio del siglo XVI, con fachada a tres calles. Su iglesia es del siglo XVI y se debe a Alejando González Velásquez. Reformada por José Martín de Aldehuela en el siglo XVIII al que se debe la cúpula. Tiene planta elíptica y una gran cúpula elíptica sin linterna sobre la nave. Tras su restauración, se ha convertido en uno de los escenarios de la Semana de Música Religiosa de Cuenca.

Cierra la Plaza Mayor el edificio del Ayuntamiento del siglo XVIII. Fue proyectado por Jaime Bort en 1733. Consta de tres cuerpos. Cierra la plaza manteniendo su accesibilidad con la incorporación de los tres arcos en el cuerpo inferior.


En la plaza de la Merced nos encontramos con otro bello edificio de estilo barroco, el Seminario Conciliar de San Julián fue construido por el arquitecto fray Vicente Sevilla a mediados del siglo XVIII. Destaca del seminario la importante biblioteca con volúmenes muy preciados y el magnífico retablo que se encuentra en la capilla. Construido en 1745 bajo los suspicios del Obispo José Flores Osorio a quien debemos también el aspectp actual del Palacio Episcopal junto a la Catedral. Fue edificado sobre los restos del palacio del marqués de Siruela. Destaca en él su gran portada barroca y un magnífico retablo gótico, obra del Maestro de Horcajo.