domingo, 26 de diciembre de 2010

Escudos de Madrid en la Casa de la Panaderia. Plaza Mayor.

En 1569, López de Hoyos dibujó y publicó la figura de una sierpe o culebra grabada sobre una de las puertas del segundo recinto amurallado de la Villa, la llamada Cerrada, conjeturando sobre el posible origen griego de Madrid. Un siglo después se transforma la sierpe en un grifo o dragón e hizo que el escudo de la Villa, desde 1692 hasta 1961, ostentase una imagen nacida de esta deformación.