viernes, 17 de diciembre de 2010

El Palacio de Liria.

El Palacio de Liria. Siglo XVIII. Residencia de la Casa de Alba en Madrid y principal sede de su colección de arte y de su archivo histórico. Números 20-22 de la actual calle Princesa,”Barrio de los Afligidos”, junto a la Plaza de España y al Cuartel de Conde -Duque.

1770, ocho cuarteles:

Plaza Mayor, Palacio, Afligidos, Maravillas, Barquillo, San Jerónimo, Lava píes y San Francisco (con un total de 64 barrios).

1802, diez cuarteles:

Plaza Mayor, Palacio, Afligidos, Maravillas, Barquillo, San Martín, San Jerónimo, Lavapiés, San Isidro y San Francisco (64 barrios).

1835, cinco cuarteles:

Plaza Mayor, San Isidro, Afligidos, San Jerónimo y Palacio (50 barrios).

En su diseño y construcción intervinieron entre otros el francés Guilbert y Ventura Rodríguez, cuya calle esta frente al Palacio y llega hasta el Paseo de Rosales. Mandado levantar por los duques de Berwick.

El I duque de Berwick, James Fitz-James, hijo ilegítimo de Jacobo II de Inglaterra, se queda en España a principios del siglo XVIII después de servir al pretendiente Felipe de Anjou, futuro Felipe V, en la Guerra de Sucesión española. El duque de Berwick recibió del primer Borbón español el ducado de Liria, Valencia, y Jérica, Castellón, por su triunfo en la batalla de Almansa en 1707.

El inicio de las obras del palacio de Liria se sitúa hacia 1770, y se dieron por terminadas en 1778/1779. Comenzado por el IV duque de Berwick que muere en 1778.

En 1802, Cayetana, XIII duquesa de Alba muere sin hijos y la Casa de Alba se une a la Berwick. Es el VII duque de Berwick el XV duque de Alba. El Palacio de Liria pasó entonces a ser residencia de los Alba, quienes anteriormente habían vivido en el Palacio de Buenavista, no lejos del Paseo del Prado y que actualmente es Cuartel General del Ejército. Tambien tuvieron Casa los Alba en un palacio situado en la actual calle del Duque de Alba, en el barrio de Embajadores.

Hermana del XII duque de ALBA DE TORMES, es María Teresa de Silva Mendoza y Toledo, casada con Jacobo Francisco Eduardo FitzJames Stuart y Colón de Portugal, III duque de Berwick, III señor de Tinmouth y III Barón de Bosworth, III duque de Liria y Jérica, X duque de Veragua, IX duque de la Vega de la Isla de Santo Domingo.

Es Cayetana nieta del XII duque de Alba. A su muerte sigue el VII duque de Berwick y XIV de Alba que es nieto tercero de los III duques de Berwick. Cuando muere la duquesa de Alba en 1804 tiene el heredero apenas 8 años.

José Álvarez de Toledo, XV duque de Medina Sidonia. Marqués de Villafranca del Bierzo desde 1773. Casó con Cayetana Silva, duquesa de Alba, cuyos padres exigieron que el Ducado de Alba figurase en primer lugar, relegando los títulos del marido. La duquesa de Alba y el duque de Medina Sidonia residieron en el palacio de los Villafranca en la castiza calle de Don Pedro, en el barrio mudejar de las Vistillas. No es así de extrañar los gustos de la Duquesa a la hora de elegir su distracciones y su indumentaria. Era una "Maja madrileña". Eran vecinos de sus parientes los duques de Benavente y del Infantado, también con Casa en las Vistillas.

Liria fue ligeramente reformado en 1900. Fue incendiado en 1936 durante la Guerra Civil como fue profanado y saqueado el tambien Panteón familar de los Fernán Núnez en la Alameda de Osuna.

La Casa de Alba tiene también Panteón famailiar en la localidad madrileña de Loeches. Antes en Piedrahita, en el solar de la Casa en Ávila.

Liria es un ejemplo típico del neoclasicismo del siglo XVIII, al estilo de los palacios italianos y franceses. El jardín delantero sigue la estética romántica inglesa, pero se cree que en origen era de traza geométrica al modo de Versalles, como los jardines más privados de la fachada trasera.

Exceptuando unas pocas obras de arte, el grueso de la importante colección artística que guarda es de los siglos XIX y XX. El nuevo duque, Carlos Miguel, y su familia no aceptaban el testamento de Cayetana, quien había repartido gran parte de sus bienes entre amigos y médicos. De la fastuosa colección artística de los Alba, el duque Carlos Miguel recibió sólo 32 cuadros. Otros habían pasado a manos de Godoy y terminarían en museos extranjeros; entre ellos, la Venus del espejo de Velázquez. Pero, muchas de las principales pinturas italianas de Liria se deben a compras del duque Carlos Miguel.

A fines del siglo XIX, su hijo el XV duque de Alba, Jacobo Fitz-James, vendió parte de sus tesoros artísticos en París. Su propia nuera, Eugenia de Montijo, recompró algunos que terminarían volviendo al Palacio. La ex emperatriz de Francia falleció en este Palacio en 1920.

Durante la Guerra Civil Española el palacio resultó destruido casi por completo en circunstancias muy discutidas, mientras el entonces duque y su hija Cayetana residían en Londres. Quedaron en pie tan sólo las fachadas. El incendio se atribuyó según la versión oficial republicana a varios proyectiles de aviones franquistas; sin embargo, otras fuentes afirman que el fuego fue provocado por incontrolados del otro bando para encubrir sus saqueos. Por suerte, las pinturas y demás obras artísticas de mayor valor habían sido retiradas por orden de duque a otros edificios como el Banco de España o la embajada inglesa, y mucha documentación se protegía en cajas metálicas, que se pudieron recuperar. No tuvo igual suerte la enorme colección de grabados, que desapareció en su mayor parte por el fuego y seguramente también por el pillaje.

La reconstrucción del palacio-1948-56- tuvo que ser impulsada por la actual duquesa Cayetana, pues su padre falleció en 1953, cuando sólo se habían efectuado los trabajos de cimentación. Invirtió en ello la mayor parte de sus recursos.

El proyecto de reconstrucción fue dirigido por el arquitecto Manuel de Cabanyes Mata siguiendo planos de Edwin Lutyens. El uso de mobiliario antiguo y el entelado de las paredes ayudaron a recrear la ambientación antigua del palacio, de tal modo que apenas se percibe que es una reconstrucción reciente.

En 1974 fue declarado Bien de Interés Cultural.



Anteriormente La Casa de Alba, poseía el Palacio de Buenavista, actualmente Cuartel General del Ejército, en la Plaza de Cibeles, esquina con paseo de Recoletos. Las obras artísticas que acumula el Palacio de Liria, son sin duda, una de las mejores colecciones privadas del país. La actual Duquesa de Alba ha ampliado la, ya de por sí, importantísima colección.