martes, 28 de diciembre de 2010

Cabrejas. Cuenca.

Armas de los Silva Mendoza. Pastrana e Infantado.
















Armas de los Zapata.










Armas de los Sandoval.















Armas de los Ribera.


En su casa de Cabrejas tienen los Infantado el escudo de la casa palacio de los Ribera en Villarejo de la Peñuela. La portada de esta casa palacio es la del Museo de Arte Abstracto de Cuenca. Conocida como Casa Ducal, cuando de siempre fue conocida por “La Venta”. Esta venta servía de parada y refugio, a los coches de viajeros que hacían la ruta Cuenca-Madrid.

La Venta de Cabrejas es un caserón construido en 1827. Seguramente hubo otra venta anterior en su mismo lugar.




Cabrejas fue aldea del alfoz de la Tierra de Huete. Entregada por Alfonso XI al alcaide del castillo de Huete, Alfonso Martínez de Ribera en 1328 por los servicios prestados a la Corona en la defensa de la fortaleza de Huete.








En la casa de Cabrejas MAGNIFICO ESCUDO DUCAL CON LAS ARMAS DE LOS APELLIDOS DE LOS SEÑORES DE VILLAREJO DE LA PEÑUELA hasta el presente. Esperemos que se sepa proteger.


Alfón Martínez de Ribera, "el de Huete", gobernaba la fortaleza de Huete en el año 1320 con el título de alcaide defendiéndola de las revueltas que tienen lugar durante la minoria de Alfonso XI, promovidas en las tierras de Cuenca por el infante don Juan Manuel, primo y suegro de Alfonso XI.

Don Juan Manuel se convirtió en uno de los hombres más ricos y poderosos de su época, y, además de mantener él solo un ejército de mil caballeros, llegó a acuñar su moneda propia durante un tiempo, tal y como hacían los reyes. Para ello tenía una fábrica de acuñar moneda en su aldea de El Cañavate, Cuenca.

En 1328, el ya Alfonso XI quiso premiar los servicios de algunos vasallos, entre los que se contaba el alcaide del castillo de Huete, Alfonso Martínez Ribera, al cual hizo donación de la aldea y castillo de Anguix, entregándole además el señorío de Villarejo de la Peñuela.

Casa con Inés Fernández, que podia ser de los Sandoval, señores de La Ventosa desde 1341. Es su hijo Lope López de Ribera, II señor de los estados de Villarejo, que casa con su pariente Violante López de Ribera, de la Casa de los Adelantado de Andalucia que al correr de los siglos y ya en el XIX serán duques del Infantado, antes marqueses de Valmediano, emparentados con los Villarejo al casar el titular de Valmediano con una hija del V señor de Villarejo. En la Casa del Infantado ahora Villarejo, Cabrejas y Valmelero.

Es Lope López también señor de Cabrejas y Valmelero. Fue alcaide de la fortaleza de Montalbo y así no puede extrañar que su nieta, IV señora de los estados de Villarejo de la Peñuela, case con el III señor de Montalbo. Participa Lope López de Ribera en 1385 en la batalla de Aljubarrota con 6 lanzas y un ballestero, donde muere. Violante, su viuda, recibe 3.000 maravedíes; 10 maravedíes por lanza y día y 7 por día por el ballestero.

En la segunda mitad del siglo XIV San Pedro Palmiches junto con Villarejo de la Peñuela y Anguix pertenecía al alcaide de la fortaleza de Huete Alfonso Martínez y su mujer. No seguidor de la causa de Pedro I este vende los bienes de su desafecto y son comprados por el común de Huete. Son restituidos a su viuda Inés Fernández y a su hijo Lope Lopez por Enrique II, ya rey de Castilla. Casa Lope López, también señor de la cercana aldea de Cabrejas y de la de Valmelero al oeste de Jábaga- ahora despoblado como su cercano Fuenteruz-en la serranía de Cuenca, con su pariente Violante López de Ribera. Su hijo, Fernando- Hernando- de Ribera hemos visto que intercambia San Pedro Palmiches con el señor de Cañete. Su nieta, Violante, casa con el III señor de Montalbo, el Hito y Villar de Cañas.

Pasaba por aquí la calzada romana procedente de Albaladejito con dirección a Villar del Horno, donde queda el viejo recuerdo de la leyenda de la Virgen de la Subterránea, que realmente procedía de esta cercana aldea. Luego la cañada mesteña que iba desde Teruel a Andalucia y recorría las tierras de los señores de Villarejo de la Peñuela.

En la década de 1970 el pueblo de Cabrejas quedó definitivamente abandonado.
Para ver la casa de los Infantado dejar la Autovia por la salida a Abía de la Obispalia y a unos 3 kilómetros hacia Cuenca la encontramos en el arcen de la antigua carretra nacional y al lado las ruinas del pueblo de Cabrejas. Ya puestos acercarse a Abía, son otros tres kilómetros. Nos encontramos en los parajes del Pinar de Cabrejas.