jueves, 26 de noviembre de 2009

Estanque Grande y Monumento a Alfonso XII. Parque del Buen Retiro. Madrid.













A principios del siglo XX se erigió el monumento a Alfonso XII, junto al estanque, que está realizado en bronce y mármol.
El conjunto entero mide 30 metros de alto, 86 metros de largo, 58 metros de ancho y participaron en su elaboración más de veinte escultores.
Siendo la primera estatua conmemorativa de las que durante este siglo han ido poblando los jardines, obras de Benlliure, Clará y Mateo Inurria entre otros.
En 1902 se convocó un concurso nacional para construir un monumento al rey Alfonso X, a iniciativa de la reina madre doña María Cristina. El ganador fue el arquitecto catalán José Grases Riera con un grandioso proyecto en uno de los lados mayores del Estanque del Retiro compuesto por una gran columnata con un gran número de esculturas que rodearía a la estatua ecuestre del rey, a un lado del estanque. Se crea un espacio arquitectónico con una gran columnata que rodeara la estatua ecuestre del monarca, y una escalinata que bajara hasta el agua del estanque adornada con leones de piedra y alegorías en bronce. Al fallecer, fue sustituido en la dirección por Teodoro Anasagasti que no introdujo modificaciones. El 18 de mayo de 1902, al día siguiente de la proclamación de Alfonso XIII como rey de España, se colocó la primera piedra de este monumento que acabó convirtiéndose en un homenaje a la patria personificada por su rey.
Este camino une la glorieta de Guatemala y el monumento al general Martinez Campos con el Estanque y el Monumento a Alfonso XII.








Desde su creación, estos jardines contaron con una amplia red de canales, estanques y lagos artificiales. El corazón de todo este entramado hidraulico era un enorme depósito de agua comunmente conocido como Estanque Grande. Se considera que se construyó en el reinado de Felipe II , aprovechando un lago ya existente. Este estanque tiene 280m de largo y 140m de ancho. Contaba con seis norias que le alimentaban de agua que estaban rematadas con chapiteles de pizarra del mismo estilo que el resto de las edificaciones del retiro. En medio del estanque había una isleta de forma ovalada que hacía las veces de pescadero o también de escenario, ya que no eran pocas las representaciones teatrales que aquí se celebraban, naumaquias. En la época romana se llamaba naumaquias a las representaciones de batallas navales célebres, simuladas sobre lagos artificiales- batallas navales de salón-. Contó con un Embarcadero situado en el lado oriental del estanque que fue sustituido por el monumento a alfonso XII.